El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha decidido mantener en el caso del 3% a los fiscales que había relevado el fiscal jefe anticorrupción, Manuel Moix, hasta que tenga más datos. Este cambio ha sido debatido en el Consejo Fiscal que no ha llegado a votar esta cuestión. Por el contrario, este organismo ha decidido, por unanimidad, rechazar el amparo solicitado por tres fiscales que han sido denunciados por un investigado por blanqueo de capitales.

Además, en esta sesión tres miembros del consejo fiscal han propuesto el cese de Moix, pero su petición ha sido rechazada por los otros nueve miembros de este organismo.

El futuro del 3%

Al término de esta reunión, los portavoces del Consejo Fiscal, Eduardo Esteban y Cristina Dexeus, han explicado que Maza ha decidido aplazar la decisión sobre el relevo de los fiscales José Grinda y Fernando Bermejo que se han ocupado hasta ahora del caso del 3% que investiga la supuesta financiación ilegal de CiU y que tiene en el punto de mira al parlamentario y mano derecha de Artur Mas, Germà Gordó.

El Consejo Fiscal tenía encima de la mesa el expediente abierto por esta sustitución que recogía las alegaciones del fiscal jefe, de los fiscales afectados y de los que les iban a sustituir en este caso. Sin embargo, Maza necesita más información antes de tomar una decisión por lo que ha solicitado nuevos informes a Moix y a los fiscales implicados sobre el futuro de esta investigación, ya que es posible que alguna de las siete piezas del 3% acabe en la Audiencia Nacional en cuyo caso Bermejo y Grinda se encargarían de ella.

Los motivos del cese

Los tres fiscales de la Unión Progresista de Fiscales (UPF) que forman parte del Consejo Fiscal y que pidieron el cese de Moix explican que solicitaron esta medida porque consideran que el fiscal jefe ha puesto «en cuestión la necesaria e imprescindible apariencia de imparcialidad» por aparecer en unas grabaciones intervenidas al ex presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González en las que se refería a él como «un buen tío».

Además, estos fiscales también le afean «la forma en la que ha ejercido hasta ahora sus funciones» sobre todo en la operación Lezo en la que se negó a llevar a cabo un registro aunque luego dio marcha atrás tras oír a la junta de fiscales convocada por el fiscal de este caso Carlos Yañez. Por ello, consideran que la credibilidad del fiscal jefe «se ha visto seriamente comprometida ante buena parte de los ciudadanos».

Esta propuesta fue rechazada por los otros nueve miembros del Consejo Fiscal que, por el contrario, acordaron por unanimidad rechazar el amparo pedido por los fiscales Grinda, Bermejo y Juan José Rosa tras la denuncia presentada contra ellos por Rafael Pallardó, ex directivo de la Banca Privada de Andorra, que está imputado por blanqueo de capitales en el caso de Gao Ping.

Apoyo a Anticorrupción

Los fiscales consideran que no era oportuno otorgar este apoyo hasta que no concluya la investigación abierta por la fiscalía de Barcelona contra estos tres fiscales después de que Moix les remitiera la denuncia presentada por Pallardó en la que les acusa de coacciones y un delito contra la administración de justicia.

El Consejo Fiscal aprobó un comunicado en el que defiende el trabajo «difícil» que llevan a cabo los fiscales anticorrupción. Y resaltaron que estos fiscales están «por encima de las luchas partidistas y al margen de unas presiones dirigidas con cualquier finalidad para condicionar su actuación».