El barómetro del CIS del mes de abril arroja un dato esperanzador para el PSOE en la medida en que recupera la segunda posición entre las preferencias ciudadanas superando, aunque sea por poco, a Podemos y sus marcas. De celebrarse las elecciones hoy, y aunque el PP volvería a ganar, los socialistas conseguirían el 19,9 por ciento del voto frente al 19,7 de Unidos Podemos. Realmente estaríamos hablando de un “empate técnico”, pero el PSOE ya llevaba dos sondeos en que había perdido esa posición en el tablero.

Ahora bien, que consolide o no esa posición depende en muy buena medida de qué pase en sus primarias del día 21 y en el congreso federal del mes de junio. Ahí se juegan los socialistas su supervivencia ante una crisis que amenaza con ruptura.

Por su parte, Podemos da signos claros de fatiga. Perdido en la acción parlamentaria, lo apuesta todo a la presentación de una moción de censura en la que pretende, por un lado erigirse en único líder de la oposición y, por otro, intentar “pescar” entre los restos de un PSOE desnortado, en una de sus peores crisis internas. La apuesta le puede salir bien a Pablo Iglesias, como pasó con González en 1980, o ser un desastre, que fue el caso de Antonio Hernandez Mancha en 1984.

Sin embargo, ambas formaciones están todavía lejos del 22,66 del PSOE y del 21,1 de Podemos que consiguieron el 26-J, dato que ha sido utilizado vía twiter por el ex secretario general socialista y candidato a las primarias, Pedro Sánchez, para arremeter contra la gestora. «¡Por debajo del 20 por ciento! tal y como dijimos un PSOE sin líder y en la abstención deja sin alternativa al país frente a la derecha», ha escrito.

Ciudadanos, el único que sube

Algo peor es la lectura para los populares, porque si bien, de celebrarse ahora las elecciones, volverían a ganar, pierden apoyos con respecto a las últimas elecciones generales. Entonces consiguieron un 33 por ciento de los apoyos, y el CIS les da ahora el 31,5. Una ligera tendencia a la baja que ya se confirmó en el barómetro del CIS correspondiente al mes de enero. La única formación que sube en intención de voto tanto en relación al 26-J como al CIS de enero, es Ciudadanos. El partido de Albert rivera conserva la cuarta posición pero se acerca al 15 por ciento, casi dos puntos más de los conseguidos en las generales (13,05),casi los mismos que pierde Mariano Rajoy.

El trabajo de campo se realizó durante la crisis del PP murciano y la presentación de Díaz a las primarias

La encuesta, realizada a principios de abril, coincide con la confirmación de que Susana Díaz competiría por la secretaría general del PSOE y con la crisis del PP murciano que desembocó en la dimisión del presidente regional, Pedro Antonio Sánchez. Es también el primer barómetro electoral tras el proceso interno de Podemos y la confirmación del liderazgo de Pablo Iglesias en Vistalegre II. Sin embargo, el trabajo de campo se realizó antes del estallido de la operación Lezo y por tanto no refleja el posible impacto que esto pueda tener sobre el Partido Popular.

El pasado barómetro con intención de voto del mes de enero el PP  repetía sus resultados de las generales de junio de 2016 con un 33 por ciento de los apoyos, al tiempo que consagraba el sorpasso de Podemos y sus distintas marcas, esto es, En Comú Podem, Compromis y en Marea. Todos sumaban un 21,7 frente al 18,6 del PSOE. Sin embargo, el 17 por ciento cosechado tres meses antes, en octubre de 2016, apuntaba en enero a un ligero repunte de los socialistas, que parecía haber tocado suelo entonces. Hay que tener en cuenta que el 1 de octubre del pasado año se produjo el ya histórico comité federal del PSOE que se saldó con la defenestración de Pedro Sánchez.

Por su parte, la formación de Albert Rivera obtenía en enero un 12,4, seis décimas por debajo de sus resultados del 26-J, que ahora recupera con creces.

Santamaría, Tejerina y Méndez de Vigo, los ministros más valorados

En cuanto a la valoración de líderes es el portavoz de compromís, Joan Baldovi, el que saca más nota aunque siempre por debajo del aprobado, con un 4,54. Le siguen el dirigente de En Comú Podem Xavier Domenech (4,27) y el líder de IU, Alberto Garzón, (4,26). Mariano Rajoy repite en la parte baja de la tabla, con un 2,91, pero tampoco es mucho mejor la valoración de Pablo Iglesias, valorado con un exiguo 3. Algo mejor parado sale el presidente de la gestora socialista, el asturiano Javier Fernández, al conseguir de nota 4,1. Rivera tampoco supera el 4, ya que obtiene un 3,68. En definitiva, un suspenso general de toda la clase política.

Entre los ministros vuelve a ganar la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría con 3,79 puntos. Le sigue la titular de Agricultura, Isabel García Tejerina, con 3,18 y el ministro de Educación y Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, con un 3,23. Méndez de Vigo supera con mucho en valoración a la que conseguía su predecesor en el Ministerio de la calle alcalá, José Ignacio Wert. Los peor valorados son Cristóbal Montoro (2,44), Rafael Catalá (2,73) y Álvaro Nadal (2,73).

Paro y corrupción

En cuanto a las principales preocupaciones de los españoles, baja un poco la cifra récord alcanzada en el barómetro de marzo respecto a la corrupción. Entonces se situó en el 44,8 por ciento, siete puntos por encima del anterior sondeo. Ahora es de un 42 por ciento. También cede algo más de dos puntos la inquietud por el desempleo, pasando de 72,3 por ciento de marzo al 69,6 de abril.