Pedro Sánchez intenta marcar distancias con Podemos, mientras se inspira en su modelo de organización y de relaciones con la sociedad para construir mayorías alternativas. Al igual que el partido de Pablo Iglesias, que busca fuera del Congreso los apoyos que le faltan en la Cámara, el PSOE de Pedro Sánchez pretende volver a aliarse con fuerzas vivas de la sociedad como los sindicatos, organizaciones también de capa caída por la crisis que sufren en la actualidad los modelos de representación social frente a la participación directa. En concreto, propone una «socialización del poder».

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

El PSOE ha perdido esa ‘hermandad’ con los colectivos sociales, que han encontrado en Podemos una nueva vía de acceder a las instituciones. Igual que Pablo Iglesias busca en una manifestación el apoyo a la moción de censura que no tiene en el Parlamento, el PSOE de Pedro Sánchez aboga ahora por «cimentar una alianza social de progreso». Ambos modelos persiguen así aumentar su legitimidad con una relación directa con colectivos sociales representativos.

Aboga por adaptar el PSOE a las «nuevas formas de participación política»

«Es el momento de garantizar el futuro del Partido Socialista adaptándonos a nuevas formas de participación política de la ciudadanía. Los militantes, los simpatizantes y la ciudadanía deben ser el centro de gravedad de los cambios a emprender», asegura en su nuevo programa, que aboga por el «empoderamiento de la militancia».

«Es decir, un partido de ciudadanas y ciudadanos maduros y libres con plenos derechos, que piensan, opinan, participan y deciden, y no un partido, burocratizado y decaído, cuyos afiliados sean tratados como súbditos a los que se les pide que callen y obedezcan», insiste el programa.

Aquí está la izquierda», reza el nuevo lema de la candidatura

Pedro Sánchez ha presentado este jueves en un centro cultural de Madrid su proyecto político, basado en el documento ‘Por una nueva socialdemocracia’ y bajo el lema «aquí está la izquierda». El programa mantiene su apuesta por una España plurinacional, precisando que es un concepto cultural, y refuerza su carácter autónomo frente a Podemos, matizando que su búsqueda de una alianza de progreso se dirige a «sectores de la sociedad española que coincidan en la necesidad de desarrollar una democracia avanzada en lo político y en lo económico y que haga progresar la justicia social».

Tras cerca de cien mil propuestas programáticas, que han sido debatidas por más de 400 expertos, el sociológo José Félix Tezanos y el economista Manuel Escudero han matizando las primeras invitaciones de Pedro Sánchez a Podemos para «trabajar codo con codo».

Su equipo ha reconocido que la militancia no ha recibido bien esta propuesta y ha generado dudas, que han aumentado con la moción de censura presentada por Podemos, y que a su juicio sólo pretende beneficiar a Susana Díaz en las primarias.

Por estos motivos, el programa definitivo del candidato destaca «la autonomía del proyecto socialista» para «que no quede ninguna duda» de que la voluntad del PSOE está en ser «la primera fuerza de la izquierda que puede ofrecer una alternativa real de gobierno» al PP, «sin paseos en autobuses que se estropean ni números de circo». «Somos un partido serio, no debe haber confusiones», ha defendido Tezanos.

Propone que las primarias abiertas a los simpatizantes del PSOE

No obstante, el documento utiliza expresiones y apuesta por formas de organización similares a las de Podemos, como las primarias abiertas a simpatizantes. Aunque los socialista han usado esta fórmula en alguna ocasión, Sánchez aboga por institucionalizarlas en una doble vía: interna, para elegir a todos los secretarios generales; y externa, para designar a candidatos a ayuntamientos, comunidades autónomas y presidencia del Gobierno.

«Las primarias abiertas a la ciudadanía mediante su participación como simpatizantes, suponen un proceso democrático y de socialización de la selección de los candidatos que aspiran a representar a una gran mayoría social. Significan un salto cualitativo en la legitimación democrática de los candidatos y una prueba inequívoca del compromiso del PSOE de cambiar la forma de hacer y entender la política. Las primarias han de formar parte de un nuevo modelo de partido, más abierto a la sociedad y a sus problemas, que impulse nuevas dinámicas de trabajo colectivo y fórmulas de colaboración ciudadana y que estimule entre la mayoría social la acción y la capacidad transformadora frente a un sistema injusto que causa profundas desigualdades y exclusiones», establece el programa.

En este sentido, Sánchez incorpora las propuestas de su rival Patxi López para reducir el número de avales necesario para concurrir a unas primarias y que se establezca una doble vuelta. Tras sufrir numerosos obstáculos en este proceso, el equipo de Sánchez propone una serie de medidas para facilitar la igualdad de oportunidades de los candidatos.

Sánchez quiere «empoderar» a la militancia

Para definir su modelo de partido, el candidato habla de «empoderamiento y participación» de la militancia y propone que la organización se articule «de abajo arriba», utilizando terminología similar a la de Podemos. Por ejemplo, propone debatir la conveniencia de que los congresos para elegir a las direcciones políticas comiencen por las agrupaciones locales para continuar con las provinciales y regionales hasta llegar al congreso federal. Ahora mismo se realiza a la inversa, de forma que el aparato nacional tiene una importante influencia en esos procesos hacia abajo.

En ese proceso de vaciamiento de poder de los barones territoriales y sus ejecutivas, Sánchez quiere establecer un sistema de incompatibilidades entre cargos orgánicos e institucionales que incluya que las ejecutivas tengan una mayoría de miembros sin puesto público retribuido.

También deja en manos de la militancia decisiones tan importantes como la remoción de un secretario general, una vez que se produjeran acontecimientos similares al del 1 de octubre, que se saldó con la defenestración del propio Sánchez.

Pablo Iglesias consultaba a la militancia las grandes decisiones», recuerda

«Defendemos un modelo que responda a la tradición democrática de aquel PSOE de Pablo Iglesias que consultaba a la militancia las grandes decisiones», asegura el documento. Toda una «socialización del poder: «Ante las pretensiones de aquellos que quieren una democracia limitada, secuestrada por los intereses y los privilegios de una minoría, el PSOE tiene que comprometerse firmemente en la progresiva y efectiva socialización del poder, apoyándose en una democracia más plena y participativa demostrando que la voluntad democrática puede dar a luz a otra política económica para la mayoría, otra política fiscal más redistributiva que la que ha impuesto la derecha, avanzar en la igualdad de género y una transición ecológica de la economía».