Aegal, la asociación empresarial gayfriendly (definición extraída de su web) que organizará la semana mundial del Orgullo Gay en Madrid a partir del 23 de junio, ha recibido casi un millón de euros procedente del ayuntamiento capitalino para gestionar el World Pride 2017. Y está rodeada de críticas: varios colectivos acusan a Aegal de inflar tarifas -que han pasado de 350 euros a casi 900 euros en pocos meses- para las ONG que piden una caseta en el World Pride Park, el espacio diurno habilitado para los eventos sociales y culturales. Según varios testimonios, Aegal sufrirá un plantón generalizado por parte de las asociaciones LGBT debido a su polémica gestión.

Las protestas han saltado a las redes donde se denuncia la opacidad de su gestión. Con el riesgo de quemar el trabajo de miles de voluntarios de prevención, sensibilización y apoyo al colectivo LGTB, añaden.

Por ejemplo, no estarán asociaciones históricas que se ocupan de salud pública como Apoyo Positivo, que brinda asistencia a personas seropositivas y gestiona la prueba rápida del VIH en los centros de salud de la Comunidad de Madrid. O Imagina Más, que trabaja con el Consistorio en temas de prostitución. Ni organizaciones ya legendarias del movimiento LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales) español, como la Fundación Triángulo. Todas han asegurado a El Independiente que no asistirán.

Precios exagerados

Para estas ONG y asociaciones, después de años de recortes presupuestarios, se trata de una tarifa no sólo excesiva sino abusiva, ya que Aegal -la patronal de los empresarios de la ‘noche’ gay madrileña- recibirá más de 700.000 euros del consistorio de Manuela Carmena más otros 200.000 euros de Madrid Destino. El recinto denominado World Pride Park donde Aegal alquila el espacio se ubica en el Puente del Rey, en pleno Madrid Río, justo en la amplia zona de paseo entre Príncipe Pío y uno de los accesos a la Casa de Campo.

La polémica se añade a las quejas previas de las asociaciones, que han acusado a Aegal de expulsar de Chueca todo tipo de actividad social, rebajando la calidad del evento en el histórico barrio LGBT a un simple “fiestón”, como llevan años denunciando los vecinos.

El Ayuntamiento de Madrid confirma que se cobra por stand.

Desde el Ayuntamiento de Madrid lo confirman: para estar en el World Pride Park Aegal cobra un precio a las asociaciones que va desde los 500 a los 700 euros. Pero subrayan que el consistorio no tiene nada a que ver con la organización interna del evento. “Hasta donde sabemos, se trata de casetas homologadas para un espacio armónico y se busca compartir esos gastos”, afirman en la Corporación de Ahora Madrid. “Probablemente sus gastos sean superiores a 700.000€: escenarios, artistas, parte de los WC…”

“Sin embargo, aquellos actos que no generan gastos no tienen que pagar”, añaden las fuentes municipales. Esos actos se refieren a la instalación de mesas. No obstante y como varias de estas asociaciones rebaten, por poner una mesa en el recinto de Madrid Río se piden hasta 100 euros.

Uno de los correos electrónicos confirma que se llegan a pedir hasta 900 euros

A Juan Carlos Alonso, Coordinador General del World Pride, no le consta el malestar de las asociaciones. Preguntado sobre la razón de tarifas tan altas a pesar de la enorme financiación recibida, explica que el World Pride no es una organización política: “Estamos organizando un evento que tiene un coste muy alto”, dice a El Independiente. Explica que de momento no han recibido la asignación directa del Ayuntamiento y que el precio de casi 800 euros es el coste bruto de la caseta. “Sólo pedimos unos 100 euros para las asociaciones que quieren participar con una banqueta. Además tenemos un programa de becas para las organizaciones que no tienen dinero, pero se evalúa cada caso singularmente”, añade.

Pero en un correo que ha conseguido El Independiente no aparece nada de lo que dice Alonso. La organización comunica por escrito una lista de cuantías a cobrar cuyo valor más alto alcanza casi los 900 euros : “La información sobre el World Pride es definitiva. El coste de los cinco días en para un espacio en el área “Non Profits” para “Small LGTB & Gay Friendly Companies” es de 770 Euros antes del 1 de junio y 890 Euros después del 1 de junio”. El email espera que los cambios “agraden” y adjunta un panfleto en inglés donde se habla de “special rates”, tarifas especiales. Ni una palabra sobre mesas a 100 euros o detalles importantes como si en el precio está incluida la seguridad o el suministro eléctrico.

[ht_gallery id=”139032″ name=”World Pride Madrid cobra más de 800 euros a las asociaciones”]

 

Indignación de las ONG

“Manifestamos nuestra disconformidad con Aegal”, dice Daniel Jiménez de Imagina Más, una ONG que se ocupa de la prostitución masculina en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid y que estaba interesada en participar en el World Pride. Le contestaron que “lo sentían mucho”, pero que la organización “pierde dinero y no puede hacerse cargo de las ONG”.

El Consistorio invertirá casi un millón para un retorno espectacular, aseguran: 300 millones

Una afirmación difícil de entender ya que la financiación al Orgullo se ha multiplicado por 10 en sólo dos años. De los 60.000 euros que inyectaba Cibeles a la organización en la etapa de Alberto Ruiz-Gallardón y Botella (el evento disparó su popularidad en 2005, con la aprobación del matromonio gay por parte del Gobierno de Zapatero), se pasó a los 200.000 euros que desembolsó Manuela Carmena en 2016. Este año habrá más de 700.000 euros al tratarse de un evento de índole mundial que llenará el centro de la capital durante una semana.

La cifra representa sólo una pequeña parte de la factura total que correrá a cargo de las arcas municipales: alrededor de 3 millones de euros, incluyendo gastos como la limpieza, la seguridad, transportes y la protección civil. Aunque es cierto que el impacto económico del evento para la ciudad será más que positivo: el mismo consistorio calcula un retorno de más de 300 millones de euros.

La organización señala que de momento no ha recibido “ni un duro”

Entre las razones que han empujado las asociaciones a dar -de momento- plantón al World Pride no está sólo el dinero. “Entendemos que las casetas tengan un coste, pero la financiación pública hoy en día es poca y no queremos que se gaste dinero en algo de lo que que ya se han sufragado los costes”, dice Miguel Ángel Sánchez de la Fundación Triángulo, que participó en las reuniones con Aegal.

Respecto a la negativa a abonar 770 euros por la Plataforma asociativa 28j, de la que Triángulo forma parte, Sánchez relata que Aegal estuvo abierta al diálogo: asegura que les ofrecieron unas pocas “pérgolas” para las casi 40 asociaciones de la Plataforma. “Agradecimos el esfuerzo pero al final dijimos que no. Vamos a organizar un evento cultural en otro espacio, no hace falta estar en el  Pride Park para ser visibles”, explica el Presidente de Honor de Triángulo.

A Jorge Garrido, coordinador de Apoyo Positivo, la ONG que gestiona la prueba rápida del VIH en los centros de salud de la Comunidad de Madrid, le llama la atención que se pida dinero para “estar en un espacio público como Madrid Río haciendo una labor de salud pública”. En su opinión no se deberían separar “los temas incómodos” como el VIH de la “fiesta”: “Estamos frente a un repunte de las infecciones del virus entre personas homosexuales, sería muy grave que dentro del mismo colectivo se produjeran discriminaciones”.

Malestar en Podemos

La problemática ha derivado en discusión incluso entre las bases que apoyan al gobierno de Manuela Carmena, muy reticentes con otros puntos de la política municipal como la proliferación de pisos turísticos en el centro madrileño. Javier Bujarrabal, militante del area LGBT Podemos y uno de los organizadores del Orgullo de Periferia, se declara muy crítico con la manera en que se ha venido gestionando el World Pride últimamente. Ve con buenos ojos que se acabe la costumbre decenal, empezada en la etapa Gallardón, de delegar directamente a Aegal la gestión y los fondos para el Orgullo de Madrid. Espera que el próximo convenio que estipule el ayuntamiento “sea diferente y se abra a todas la realidades de la ciudad. Está bien que haya actividad lúdica, pero no puede reducirse todo a esto”, dice este activista.

Información previa de Aegal

estoybailando.com Fuente: Estoybailnado.com

Sin embargo, hace unos meses, cuando se empezó a gestar el evento, las previsiones de Aegal eran muy diferentes. En una captura difundida por la web LGBT Estoybailando.com y confirmada por Aegal, se pude apreciar que, para las organizaciones sin ánimo de lucro, el coste no superaba los 350 euros. En los correos electrónicos revelados esa cantidad casi se triplica.