El dinero que la justicia española tiene bloqueado en Suiza de los presuntos cabecillas de la trama Gürtel, Francisco Correa y Pablo Crespo, asciende ya a 23 millones de euros, según ha explicado hoy al juez el gestor de sus cuentas en el país helvético, Arturo Fasana.

Fasana, que está colaborando con la justicia, ha declarado hoy en la Audiencia Nacional ante el juez que investiga esta causa de corrupción, José de la Mata, dentro de la pieza sobre el presunto «pelotazo» inmobiliario que la trama llevó a cabo en el municipio madrileño de Arganda del Rey.

El investigado ha explicado a De la Mata que Crespo y Correa le encargaron gestionar en Suiza 17 millones de euros en diferentes cuentas, un dinero que ahora está bloqueado y que, tras los años, ha ascendido a 23 millones.

Los movimientos de dinero

Según las investigaciones de Gürtel, ambos evadieron a Suiza esos 17 millones por medio de varias empresas «tapadera» creadas al efecto en paraísos fiscales como Panamá o las Antillas Holandesas y con las que consiguieron eludir al fisco.

Fasana también ha confirmado el ingreso de 13 millones de euros que hizo, por orden de sus clientes, desde una cuenta de Mónaco y que él justificó ante el banco suizo como un pago por comisiones de una intermediación inmobiliaria en Arganda del Rey.

Según sostienen los investigadores y ha confirmado Fasana al juez, en junio de 2006 se transfirieron 12.800.000 euros desde una cuenta en Mónaco a nombre de la sociedad Cedargrove, de la que era beneficiario el ex presidente de la constructora Martinsa Fernando Martín, a otra cuenta en Suiza de la sociedad Golden Chain Properties, propiedad de Correa.

El resto, ha dicho Fasana, se transfirió a la cuenta en Suiza del considerado como blanqueador de la trama Gürtel, Ramón Blanco Balín, aunque luego éste le ordenó devolver el dinero.

Fasana ha insistido al magistrado en que él se limitaba a cumplir las órdenes que daba Correa a través de Crespo y ha reconocido que él también tenía una cuenta en Suiza junto con su exsocio, pero ha dicho que era algo habitual.

Al imputado se le ha preguntado asimismo sobre la cuenta Soleado en Suiza, que él gestionaba, y ha explicado él no tuvo nada que ver en el hecho de que a las autoridades españolas les llegara la información sobre ella con nombres tachados.

En este sentido, ha indicado que probablemente fue el fiscal suizo quien eliminó los nombres y sólo dejó los relativos a la trama Gürtel.