El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, ha presentado este jueves su renuncia tras conocerse sus vínculos con una sociedad offshore panameña por motivos personales. Así se lo ha comunicado al fiscal general del Estado, José Manuel Maza, quien ha admitido en privado su malestar por la falta de información sobre la empresa de Moix, y le ha facilitado su salida.

Maza ha revelado que Moix ha alegado cuestiones personales y ha anunciado que convocará el proceso para el relevo del fiscal Anticorrupción. No obstante, Maza ha apoyado la actuación de Moix porque no ha cometido «ninguna irregularidad».

«No existen a mi juicio motivos para que yo le cese», ha explicado en una comparecencia en la que no ha admitido preguntas. No obstante, Moix, que ha alegado motivos personales y ha presentado su renuncia que ha sido aceptada por el fiscal general. «La renuncia es absolutamente irrevocable». «No he podido convencerle de lo contrario», ha añadido.

Tres cuartos de hora de reunión

La reunión entre Maza y Moix ha durado unos 45 minutos. Y ahora el que fuera fiscal jefe de Anticorrupción pasará a la fiscalía del Tribunal Supremo. La teniente fiscal de Anticorrupción, Belén Suárez, volverá a asumir en funciones la jefatura de Anticorrupción cuando Antonio Salinas se jubiló el pasado mes de octubre.

Además, la plaza de fiscal jefe de Anticorrupción saldrá, de nuevo, a concurso. En la anterior ocasión se presentaron siete candidatos, entre ellos tres de esta fiscalía, pero Moix salió elegido con los votos de la conservadora asociación de fiscales.

El mandato de Moix al frente de Anticorrupción apenas ha llegado a los tres meses. Menos de 100 días -87- en los que ha tenido que luchar contra no pocas acusaciones desde su nombramiento. Primero por intentar limitar la investigación de la Operación Lezo, y por aparecer citado en conversaciones mantenidas por Ignacio González, actualmente en prisión, y tras conocerse en los últimos días, su participación en una sociedad en Panamá, de la cual es copropietario.

La crisis

El propio Gobierno hizo el vacío al fiscal Anticorrupción, después de que ayer el ministro de Justicia, Rafael Catalá, dejara su futuro en manos del fiscal Maza. “Moix se quitará de en medio él solito”, resaltaban voces del Ejecutivo, constatando que Moix tenía las horas contadas.

Todos los partidos de la oposición pidieron de inmediato su cese, pero también la Asociación de Fiscales ha emitido un comunicado en el que insta al fiscal Anticorrupción a dejar el cargo para no dañar la imagen de la Carrera Fiscal. «No se cuestiona en ningún momento la legalidad de la actuación de don Manuel Moix, pero sí advierte esta asociación que las últimas informaciones suponen un menoscabo para la imagen de la Carrera Fiscal», afirma la entidad.