Los padres del actual jefe de la Fiscalía Anticorrupción, Manuel Moix, constituyeron a principios de 1988 una sociedad en Panamá (Duchesse Financial Overseas) recurriendo a varios testaferros locales que aparecen vinculados a más de 42.000 sociedades opacas, lo que les permitió ocultar durante años que ellos eran los verdaderos dueños de la empresa. Ésta se declaró a la Hacienda española en 2012, según asegura Moix.

El diario Infolibre ha desvelado que el responsable de la Fiscalía Anticorrupción desde el pasado mes de febrero es propietario de una cuarta parte de la compañía panameña Duchesse Financial Overseas desde 2012, tras el fallecimiento de sus padres. El principal activo de esta sociedad es un chalé ubicado en la localidad madrileña de Collado Villalba y valorado en más de medio millón de euros, hoy propiedad de los cuatro hermanos Moix Blázquez tras recibirlo en herencia.

Duchesse Financial Overseas se registró el 4 de enero de 1988 y en su constitución participó el bufete panameño Morgan&Morgan, uno de los competidores del despacho Mossack&Fonseca. Ésta es la firma especializada en servicios fiduciarios que, según han puesto al descubierto los Papeles de Panamá, habría ayudado a centenares de clientes  de todo el mundo a crear empresas offshore para evadir impuestos y mantenerse en la sombra.

Una secretaria y un oficinista panameños, entre las personas que aparecen vinculados a la empresa de los Moix

Según ha podido conocer este periódico, entre las personas que aparecen vinculadas a esta sociedad figuran tres testaferros que aparecen en miles de sociedades creadas en Panamá, país al que España dejó de considerar paraíso fiscal tras la entrada en vigor el 25 de julio de 2011 del convenio de doble imposición con cláusula de intercambio firmado el 7 de octubre de 2010 -durante la etapa del socialista José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno- con el fin de evitar pagar dos veces impuestos sobre la renta y el patrimonio y evitar la evasión fiscal.

Entre los directores de Duchesse Financial Ovearseas figura Aida May Biggs, una panameña que, según el diario holandés De Correspondent, aparece como directiva en al menos 17.539 sociedades. Nacida en enero de 1923, esta mujer seguía apareciendo hasta hace unos años como directora de diversas empresas a modo de pantalla.

También aparecen vinculados a la sociedad que crearon hace casi 30 años los padres de Manuel Moix otros dos conocidos testaferros: la secretaria Adelina Mercedes Chavarria de Estribi (14.371) y el oficinista Pablo Javier Espino (11.057), directivos en empresas de todo tipo.

Según Infolibre, un mes y 20 días después de la constitución, Duchesse Financial Ovearseas adquirió el chalé de Collado Villalba que hasta entonces pertenecía a la sociedad de gananciales del matrimonio formado por Manuel Moix Martínez -catedrático de Trabajo Social y Servicios Sociales en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid fallecido en 2011- y Manuela Blázquez Borja. La empresa de Panamá estuvo representada en el acto de compraventa por la hermana mayor del hoy fiscal jefe Anticorrupción, Margarita Moix, que había recibido poderes días antes.

Las tres asociaciones de fiscales exigen al jefe de Anticorrupción explicaciones “urgentes y convincentes”

Al tiempo que se sucedían las reacciones políticas, las tres asociaciones de fiscales han instado al fiscal jefe Anticorrupción a ofrecer “explicaciones urgentes y convincentes”. A través de un mensaje en Twitter la Unión Progresista de Fiscales (UPF) ha censurado la “falta de ética del Jefe Anticorrupción por su participación en una sociedad radicada en un paraíso fiscal” y ha exigido a Moix que se explique. También ha demandado una “oportuna respuesta” la Asociación de Fiscales.

En la misma línea, la Asociación Profesional e Independientes de Fiscales ha dado un plazo de 24 horas a Moix para que dé explicaciones y aporte la documentación que aclare este asunto “muy confuso”. En declaraciones a Efe, su portavoz, Miguel Pallarés, ha dejado claro que ni ahora ni nunca “al frente de la Fiscalía Anticorrupción puede estar una persona que esté vinculada con un paraíso fiscal”, algo que “la ciudadanía no puede entender”.

El conocimiento de que Moix es socio de una empresa radicada en Panamá debilita aún más su posición como fiscal jefe Anticorrupción, cargo para el que lo designó José Manuel Maza el pasado mes de febrero y que se encontraba vacante desde que se jubiló Antonio Salinas a finales del pasado mes de octubre. De hecho, el Congreso aprobó el pasado 16 de mayo -con el apoyo de todos los grupos excepto el PP- la reprobación de Manuel Moix por su actuación en el caso Lezo.

Posición debilitada

El nombre de Moix sale en las grabaciones intervenidas por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en el marco de esta investigación, que ha supuesto la entrada en prisión preventiva de Ignacio González. En una conversación telefónica con el ex ministro Zaplana, el antecesor de Cristina Cifuentes en el Ejecutivo madrileño comenta que sería “cojonudo” que nombraran a Moix como jefe de Anticorrupción: “Yo creo que a ver si podemos colocar el tema del fiscal Anticorrupción, ¿sabes? Y… yo creo que va a ser él, si sale es cojonudo”.

El veterano fiscal también se ha visto envuelto en la polémica por su intento de relevar a los dos fiscales -José Grinda y Fernando Bermejo- asignados al caso del 3% sobre la financiación presuntamente irregular de la antigua Convergència. Maza decidió aplazar esta decisión y ha pedido más información a su subordinado.