El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado este martes que sigue manteniendo la confianza en el fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, después de conocerse su participación en una sociedad panameña. Según publicó ayer Infolibre, Moix es dueño desde 2012 del 25% de la empresa Duchesse Financial Overseas, compañía que también tiene un chalé en el municipio madrileño de Collado Villalba valorado en 550.000 euros. El entorno de Moix asegura la compañía se encuentra inactiva y declarada a Hacienda y que el chalé está en venta desde hace dos años.

Ciudadanos, por el contrario, ha pedido el cese de Moix porque considera que no es la persona indicada para dirigir Anticorrupción después de aparecer en las conversaciones pinchadas de Ignacio González valorando el perfil de Moix para encargarse de esta área. Las últimas informaciones sobre la empresa de Panamá con la que relacionan a Manuel Moix, sólo es para el líder de la formación, Albert Rivera, «la gota que se suma al vaso lleno», por lo que ha reiterado que su puesto debería ocuparlo «otra persona sin sospecha para no salpicar el trabajo del resto de fiscales».

Rivera ha criticado la defensa «a ultranza» del presidente del Gobierno al fiscal jefe y ha adelantado este martes que su grupo va a presentar en las próximas semanas una propuesta de reforma de la ley de la Fiscalía. «Queremos una Fiscalía que no sea del PP, ni del PSOE, ni de Ciudadanos, ni de Podemos. Queremos una Fiscalía de los españoles, y que haya al frente un fiscal que yo ni le conozca», ha expresado el líder del partido. La propuesta llega pocos días después de que la cúpula fiscal y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, fueran reprobados en el Congreso y en plena polémica por la actuación del fiscal jefe Anticorrupción por presuntamente intentar impedir el registro de Ignacio González en la Operación Lezo.

Precisamente haciendo referencia a este último, Rivera ha indicado que los líderes políticos no tendrían que «juzgar si un fiscal es bueno, malo o regular. Que hagan su trabajo. No hagamos quinielas de cuál es el preferido de los corruptos».

El PSOE pide la comparecencia de Catalá

A raíz de esta información, el Grupo Parlamentario Socialista ha registrado esta mañana la petición de comparecencia del ministro Rafael Catalá en la comisión de Justicia para explicar las razones «por la que no activa el mecanismo previsto en el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal para la sustitución en la Jefatura de la Fiscalía Anticorrupción de Manuel Moix» tras su reprobación en el Congreso y tras conocerse su participación en la sociedad panameña.

El líder de Podemos, por su parte, ha utilizado esta información para reforzar el discurso de la moción de censura al presidente del Gobierno para que el PP «deje de parasitar las instituciones». El líder de la formación morada considera una «vergüenza» que quien está llamado a perseguir la corrupción no sólo no la persiga, sino que la «perjudique», y además tenga «intereses» en paraísos fiscales, como Panamá, para, a su juicio, no tener que tributar en España.

Iglesias ha defendido que los paraísos fiscales son lugares que sirven para «robar» a los ciudadanos para censurar que nada más y nada menos que el fiscal jefe Anticorrupción acuda a ellos para no tener que pagar impuestos en nuestro país. «Es una vergüenza y, frente a esto, sólo cabe la dignidad de una moción de censura porque es impresentable que el PP siga parasitando las instituciones», ha insistido.