Susana Díaz apuesta por el contrapeso de las federaciones territoriales y así se lo ha transmitido este viernes al nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Lo ha hecho en la primera conversación telefónica desde las primarias del pasado 21 de mayo. En esa llamada, de diez minutos de duración, la presidenta de la Junta de Andalucía le ha pedido respeto para los territorios y para los ex presidentes socialistas de Gobierno como José Luis Rodríguez Zapatero o Felipe González, que apoyaron desde un comienzo la candidatura de la baronesa andaluza.

La conversación con Díaz era una de las pocas que Sánchez tenía pendiente con dirigentes territoriales de su partido después de que haya iniciado una ronda de contactos con los líderes territoriales del partido. En los últimos días, el nuevo líder socialista incluso se ha visto en persona con uno de ellos, el extremeño Guillermo Fernández Vara, con quien comió en un restaurante madrileño donde confirmaron su acercamiento. También ha mantenido un encuentro con el otro candidato que disputó el liderazgo del PSOE contra él y contra Díaz, el ex lehendakari Patxi López.

Díaz se pone a disposición del secretario general para verse cuando considere oportuno

Tras meses de guerra interna e incomunicación, Sánchez también ha vuelto a conversar en los últimos días con los presidentes de  Comunidad Valenciana, Ximo Puig; Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; y Aragón, Javier Lambán, que le han garantizado que apoyarán la ejecutiva que proponga. También ha hablado con el asturiano Javier Fernández, con quien se reunió el pasado lunes en Ferraz en su calidad de presidente de la gestora.

Respecto a la conversación entre Sánchez y Díaz, fuentes próximas a la secretaria general del PSOE andaluz han explicado a Efe que la presidenta de la Junta le ha asegurado que tiene todo su apoyo y se ha reafirmado en su idea de que la mejor manera de ayudar al partido es ganando en Andalucía. Díaz ha pedido a Sánchez respeto para todos los territorios, en particular para Andalucía, y también para los ex presidentes socialistas del Gobierno, que es tanto como respetar la historia del partido, según el análisis de las mismas fuentes. «Nos veremos», le ha dicho Sánchez al despedirse, a lo que Díaz ha respondido poniéndose a su disposición para verse cuando el secretario general considere oportuno.