En plena resaca de la moción de censura, el portavoz del PP y vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado (Palencia 1981), hace balance de dos días frenéticos. Sentencia que Pablo Iglesias «ha perdido la moción» y el líder de su partido, Mariano Rajoy, «ha ganado la cuestión de confianza», y que ahora toca gobernar y abordar retos como el catalán. En este sentido, exige a Pedro Sánchez que aclare su modelo de Estado y que no acometa una entente con Podemos para intentar demoler las reformas del Gobierno popular. Confía, en todo caso, en una colaboración estable con las fuerzas políticas con las que han pactado los Presupuestos, aunque asume que la imagen de Rajoy declarando en la Gürtel «no es buena para España».

Pregunta. -¿Por qué decidió finalmente Rajoy intervenir en el debate de la moción de censura?

Respuesta. -Pretendía dejar en claro que no tenemos nada que temer ante una moción, dar la cara y explicar por qué no es bueno para España que gobierne Podemos. Iglesias pierde la moción de censura y Rajoy gana la cuestión de confianza. Pablo Iglesias e Irene Montero me recordaban a veces a los Perón o a los Castro. Interminables discursos, filosofía de almacén, lugares comunes, historia tergiversada. Intentó ser un catedrático de instituto demodé, o penene enchufado, que es lo que es, intentando dar lecciones a un registrador de la propiedad. Su discurso era más propio de octavo de EGB que de las Cortes Generales. Era el circo de un partido que ha perdido la calle, dos veces las elecciones contra PP y PSOE y que se ha quedado colgado de la brocha.

P. -¿Pero Rajoy no ha elevado a Pablo Iglesias a la categoría de líder de la oposición?

R. -Más quisiera él. Ha perdido la posibilidad de presentar un equipo sólido. Fue más que nunca Pablo y sus confluencias, y nada más. Además se equivocó en hacer una impostación en el tono y, sin embargo, una extrema radicalidad en el fondo que resumió al final: “este país es muy bueno, pero sería mejor sin ustedes” porque es lo que piensa. Serían mucho más felices con la oposición encarcelada como en Venezuela.

Si yo hubiera puesto a mi pareja en un cargo de tanta responsabilidad, me habría tenido que ir de España”

P. -¿Le va bien al PP la polarización con Podemos?

R. -Nosotros no queríamos una moción de censura, que nos estén insultando durante cinco horas, en plan aló presidente, que se manipulen las cifras de la recuperación, la crispación… Podemos ha pinchado en hueso incluso en sus críticas a la corrupción porque ya son un partido corrupto en apenas dos años. Pero sí se ha visto que el PP tiene un Gobierno sólido.

P. -¿Temen una nueva moción de censura antes de que acabe el año?

R. -Sinceramente, no. El filibusterismo parlamentario no es bueno.

P. -¿Tampoco vislumbra un horizonte de unidad de acción de la izquierda?

R. -Pero eso no es ninguna noticia. Ya le escuché a Sánchez decir que ese pacto estaba trazado. Reconoció que en la segunda investidura tenía un pacto con Podemos y con ERC y que Cataluña era una nación. A mí me gusta más el Pedro Sánchez de la llamada a Rajoy para que cuente con el PSOE en la defensa de la unidad de España. Ya sabemos que ahora no tiene que pasar por un comité federal, pero no sabemos qué principios tiene el señor Sánchez.

P. -¿Se siente representado en las palabras y el tono de su portavoz parlamentario, Rafa Hernando?

R. -Si yo hubiera nombrado en el marco de mis responsabilidades políticas a mi pareja en un puesto de tanta responsabilidad, me hubiera tenido que ir de España. Eso no quiere decir que no valore la labor que hacer la portavoz de Podemos, que por cierto, tuvo una intervención bastante más brillante que la de su jefe de filas. Me quedo con lo que dijo Hernando; que en ningún caso intentó ofender y que no dijo nada que ellos no hayan hecho público. Yo he estado en un programa en que Iglesias ha despotricado de forma insolente contra Ana Botella, con un machismo inaceptable. Creo que lo que hizo Hernando fue un sarcamo parlamentario. No tiene importancia y lo ha hecho con el máximo respeto, el que ellos no han tenido con diputadas del PP.

La comparecencia de Rajoy en el juicio de la Gürtel es mala para la imagen de España”

P. -¿Cómo se explica a los socios europeos que el presidente del Gobierno se sentará ante un tribunal a dar cuentas de la financiación de su partido?

R. -Los casos de corrupción que afectan a ex miembros del PP, son muy desagradable. Nos sentimos traicionados y doblemente perjudicados porque, además, la marca ha sufrido un perjuicio importante. Hemos asumido con normalidad que el tribunal llame a declarar a quien estime oportuno y Rajoy va a colaborar con la información que se le pida. Ahora bien, eso es compatible con decir que no comprendemos por qué ha habido cambio de criterio del tribunal y ahora considera relevante el testimonio sobre una persona que no tenía ninguna responsabilidad ni competencia sobre las campañas electorales de Pozuelo y Majadahonda. Creo que no es algo malo para el señor Mariano Rajoy, creo que es algo malo para la imagen de España porque el presidente del Gobierno es una persona honrada sobre la que no pesa ninguna sospecha.

P. -Bárcenas arrancará el día 26 las comparecencias de la comisión de investigación de las cuentas del PP, ¿cuánto daño les va a hacer?

R. -No tememos nada porque no tenemos nada que ocultar. Temor tienen que tenerlo los que están respondiendo ante la justicia. Respetamos que haya una investigación parlamentaria aunque nos extraña que sea en paralelo con el proceso judicial. Hemos pedido que no sólo se investigue al PP porque el PSOE también tiene casos de corrupción con dos presidentes imputados, Manuel Chaves y José Antonio Griñán; Ciudadanos por la financiación de sus campañas y Podemos por Venezuela.

Si Rajoy va a una comisión de investigación, ¿por qué no van a ir los líderes de otros partidos?»

P. -¿Es partidario de que Sánchez, Iglesias y Rivera comparezcan en la comisión del Senado?

R. -Si se llama al presidente del PP, ¿por qué no van a ir los secretarios generales de los tres partidos? Porque si hay responsabilidad en el crowdfunding de Sánchez o en los grupos parlamentarios autonómicos de Ciudadanos o en las conexiones bolivarianas de Podemos, tendrán que tener la misma responsabilidad los líderes de esos partidos que el del nuestro. Hasta la reforma de la Ley de Financiación de los Partidos el tesorero era la máxima instancia y no rendía cuentas al comité ejecutivo. Ahora tiene que rendir cuentas al comité ejecutivo al Tribunal de Cuentas y a las Cortes Generales. La corrupción no es solo del PP sino de todos los partidos; no es sólo de los políticos, es de toda la sociedad; no es solo de España sino del resto de Europa.

P. -¿Puede el enfrentamiento a cuenta de las comisiones enturbiar el entendimiento con PSOE y Cs sobre la consulta independentista?

R. -Yo creo que no. Lo importante es que se aclaren el resto de partidos y sobre todo Pedro Sánchez. ¿Es el de la declaración de Granada, el de la España federal, el de la plurinacionalidad? Espero que el PSOE no sea el de la plurinacionalidad ni el de la nación de naciones ni el de la nación catalana.

Decir que la democracia está por encima de la ley es franquismo. En el franquismo también había urnas y se votaba»

P. -El portavoz socialista fue bastante claro a la hora de defender la ilegalidad de la consulta.

R. -Pero me preocupa lo de la plurinacionalidad de España que es la nación más vieja de Europa. No son valientes los independentistas para venir a las Cortes Generales a pedir una reforma de la Constitución, texto que prevé su propio suicidio, según un mecanismo establecido. Decir que la democracia está por encima de la ley es franquismo. En el franquismo también había urnas y se votaba. La democracia se basa en el imperio de la ley y la obligación del Gobierno es preservarla.

P. -Dijeron en 2014 que no habría consulta ilegal y la hubo. ¿Por qué debemos creer que esta vez va en serio?

R. -Por como veo al Gobierno, al presidente del Gobierno y al partido. No va a haber urnas. Actuaremos sólo con la ley pero con toda la ley. Espero que no llegue a haber ni convocatoria formal de referéndum. Puigdemont y Junqueras están mirándose para ver quién firma el decreto. A ellos les hubiera encantado que su desafío hubiera sido respondido con el rey vestido de verde oliva desde Prado del Rey. No hacen falta sobreactuaciones. La Constitución está para cumplirse y ni Tarradellas se saltó la ley.

«Les habría encantado que en su desafío independentista el Rey les hubiera respondido vestido de verde oliva»

P. -¿Ha fracasado la operación diálogo o ha llegado demasiado tarde?

R. -Es que no ha habido una operación diálogo. Nosotros no hemos dejado de dialogar con la sociedad catalana en la legislatura pasada. 68.000 millones de euros, entre pago a proveedores y FLA. No está mal para calibrar el diálogo. La pela es la pela. Que me parece estupendo porque también hay ahí impuestos de los catalanes.

P. -En un escenario de conflicto con la Generalitat catalana y con la amenaza de una nueva moción ¿no sería lo más conveniente convocar elecciones?

R. -Lo que le oigo siempre a Rajoy cuando vemos encuestas, es que nosotros no estamos para servir demoscópicamente al partido sino para servir a España. Quiere agotar la legislatura hasta junio de 2020. La aprobación de los PGE ha apuntalado la posibilidad de llegar al 2019. Se han abierto cauces de negociación y de colaboración con otros partidos que han roto el bloqueo, como el PNV o los canarios, e impiden que intenten demoler las reformas que hemos hecho. No creo que ni el nacionalismo catalán lo permita.