Consenso unánime en los cuatro principales grupos parlamentarios sobre una de las medidas más reclamadas por la oposición. El Congreso ha aprobado hoy la reforma del modelo de elección del presidente y del Consejo de Administración de RTVE con los votos de todos los partidos en la Cámara, que han acordado la renovación del órgano directivo en un plazo de tres meses y la nueva designación por concurso público de estos cargos. La unanimidad de la reforma contrasta con el método de elección por concurso, una propuesta que presentó Unidos Podemos en una enmienda y que ha salido aprobada pese al rechazo del PP.

La proposición de ley que se ha debatido en el Congreso fue impulsada por el PSOE y la negociación con el resto de partidos ha sido intensa en los últimos días para buscar alianzas e incluir modificaciones del texto por parte de otros partidos. El texto original pide volver al sistema de elección aprobado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2006, por la que hacen falta dos tercios  del Parlamento -y no la mayoría simple, como ocurría hasta ahora- para elegir al presidente y el Consejo de Administración de RTVE.

El diputado socialista que ha defendido la propuesta, José Miguel Camacho, ya advirtió que votarían a favor de la enmienda de Unidos Podemos, por la que además de incluir esta nueva mayoría obliga a establecer un concurso público. Durante el debate, la diputada de Unidos Podemos Noelia Vera celebraba que en su grupo “hemos conseguido centralizar un acuerdo con todas las fuerzas parlamentarias”. La diputada ha defendido que el objetivo último del presidente de RTVE, José Antonio Sánchez, era a su juicio “garantizar que había personas ocultando la información que demostraba que sois el partido más corrupto”.

Las bases de este concurso no están todavía establecidas, aunque han explicado que a estos puestos se podrá presentar “cualquier ciudadano” con un proyecto para el ente de Radiotelevisión.  Camacho ha adelantado durante el debate que tanto el Congreso como el Senado “tendrán un plazo de tres meses para llevar adelante la norma de ese concurso” por el que se elegirán los nuevos responsables de la Corporación de Radio Televisión. El órgano encargado de establecer los requisitos serán la mesa de ambas cámaras, con representación de los principales partidos.

La falta de un reglamento claro sobre la elección ha propiciado las críticas del PP. Su diputado Ramón Moreno ha afeado al resto de grupos que se haya primado la urgencia por encima de la solvencia. “El procedimiento de urgencia por el que se tramita no se ha explicado más allá de los lemas de manual”. Así, ha reprochado que “el acento de la urgencia es debería haber puesto en el éxito de la negociación previa” para establecer unas “bases sólidas” a la propuesta.

Los grupos han pactado que el acceso a esos cargos exija un concurso público para que los candidatos sean designados por “mérito, capacidad y experiencia”, no por afinidad política, ha explicado Miguel Gutiérrez, de Ciudadanos. “Es una gran noticia para todos los españoles (…) Se ha acabado que sean elegidos por criterios estrictamente políticos. Será un consejo plural, pero desde luego independiente”, ha subrayado Gutiérrez.

En el Congreso se ha votado el texto además de otras 29 enmiendas, dejando varias anécdotas. Si la proposición de ley pedía ampliar a 12 el Consejo de Administración frente a los 9 actuales, tanto PP como Ciudadanos presentaron sendas enmiendas para mantener el número actual. La votación de la enmienda de Cs dejó una curiosa estampa con una cámara partida literalmente en dos, con un empate de 172 síes y 172 noes.  La ausencia del líder naranja, Albert Rivera, este martes en Bruselas, pasó factura a su grupo parlamentario y después de repetir la votación tres veces, la iniciativa fue rechazada. Más suerte tuvo el PP, que sí consiguió aprobar su enmienda gracias, eso sí, a la equivocación de un diputado socialista. Así, la reforma de la cúpula de RTVE se mantendrá en nueve miembros como hasta ahora.