Inditex, Santander y BBVA conforman el trío de las mayores cotizadas de la bolsa española. Las tres compañías alcanzan a día de hoy un valor conjunto de 243.777 millones de euros. Una elevada cifra que, con todo, es inferior al valor de Nestlé, que este lunes ha alcanzado una capitalización de 265.840 millones de francos suizos (244.347 millones de euros), una valoración sin parangón en los mercados europeos.

El gigante de la alimentación registra este lunes avances que llegan a superar el 4%. Celebra de este modo la entrada en su capital de Third Point, un gran fondo de capital riesgo o hedge fund, liderado por el inversor estadounidense Daniel Loeb. La firma ha comunicado que ha adquirido cerca de 40 millones de acciones de la compañía suiza, lo que representa un 1,3% del capital de Nestlé.

Third Point forma parte del universo de fondos que tienen como filosofía invertir en compañías a las que creen que pueden forzar a mejorar sus métodos de gestión. Yahoo, Sony o Sotheby’s son algunas de las compañías en las que han tomado participaciones relevantes en los últimos años.

En el caso de Nestlé, desde el fondo señalan que “es raro encontrar un negocio de la calidad de Nestlé con tantas oportunidades de mejora”.

Third Point busca que Nestlé venda sus acciones de L’Oreal, valoradas en 25.160 millones

Entre las principales sugerencias que la firma de Loeb ha hecho al gigante suizo de la alimentación destacan la petición de que venda el 23% que controla de L’Oreal (valorado en unos 25.160 millones de euros), que eleve su apalancamiento para incrementar las recompras de acciones como método de retribución a sus accionistas y que se fije un objetivo de rentabilidad como ya han hecho otras compañías del sector como Unilever o Danone.

La noticia ha supuesto un nuevo empujón para la marcha en bolsa de Nestlé. El grupo helvético se anota cerca de un 27% en los últimos siete meses, lo que le ha servido para pulverizar sus máximos históricos y afianzarse en la cima de las mayores cotizadas europeas. En el mismo periodo, la cervecera AB Inbev y la farmacéutica suiza Roche suman menos de un 15%, mientras que Novartis, también un grupo farmacéutico helvético, gana poco más del 20%.

De este modo, Nestlé aventaja ya en más de 35.000 millones de euros a AB Inbev, el segundo en el ránking de las mayores cotizadas europeas. Novartis y Roche, con poco más de 201.000 millones de capitalización cada una completan los cuatro primeros puestos de la clasificación.

Este buen tono de Nestlé sobre el parqué ha coincidido, curiosamente, con un periodo difícil para su negocio, golpeado por una creciente competencia y por la creciente tendencia hacia una alimentación más sana, que está transformando negocios como el chocolatero. La firma registró en 2016 su tasa de crecimiento más baja en dos décadas.

Pero el mercado ha dado un voto de confianza a la estrategia implementada por el nuevo consejero delegado, Mark Scheneider, quien asumió el cargo el pasado enero. Schnneider ha implementado un programa de contención de costes, desinversión en negocios de baja rentabilidad y apuesta por nuevas tendencias de consumo, con productos más sanos y canales de venta altenativos.

“Continuamos viendo un amplio margen para la creación de valor a partir de: 1) una de las mejores carteras expuestas al negocio global de bienes de consumo de alta rotación; 2) alza en márgenes derivado de un ahorro potencial de costes estructurales; 3) enfoque en su cartera de negocios (evidenciado por la reciente revisión estratégica de su negocio de dulces en Estados Unidos); y 4) mejora de balance, aunque creemos que las mejoras de ganancias deberían seguir el ejemplo sostener el reciente repunte”, apuntan en JPMorgan.