Pedro Sánchez y Albert Rivera han recuperado los puntos en común que les llevó a firmar un acuerdo de investidura en febrero del año pasado. En su primera reunión tras la reelección de Sánchez como secretario general, ambos partidos han destacado su coincidencias en aspectos como la necesidad de abordar reformas y la defensa del orden constitucional.

«PP, PSOE y Ciudadanos estamos juntos frente al desafío soberanista», ha asegurado Albert Rivera tras el encuentro. Aunque la nueva defensa de la plurinacionalidad planteada por Sánchez es una clara diferencia del modelo de estado que defiende C’s, Rivera ha destacado que a los tres grandes partidos constitucionalistas les une «la defensa de la unidad, del orden constitucional y de las leyes».

Por ese motivo, PSOE y C’s han acordado que sus respectivos juristas analicen sus propuestas de reforma constitucional, presentadas en Granada y Cádiz respectivamente, para iniciar en otoño una iniciativa parlamentaria con este objetivo. Esa mesa elaboraría un «documento o borrador» que se canalizaría a través de una comisión parlamentaria en esta legislatura o en la próxima.

En esta «actualización de la Constitución» se enmarcan medidas de regeneración democrática como la revisión de las circunscripciones electorales, la reforma del Senado, el análisis de las competencias del Estado y autonómicas o la garantía de algunos derechos sociales. Para que esa reforma prospere, Rivera ha recordado que se necesita una mayoría cualificada de dos tercios del Congreso. «PSOE y Ciudadanos somos los que llevábamos en nuestro programa una reforma constitucional», ha apuntado.

En el encuentro, Sánchez y Rivera han llegado también a un acuerdo sobre distintas medidas de regeneración democrática que se pueden poner en marcha, como suprimir aforamientos, modificar la ley electoral, suprimir el voto rogado y limitar los mandatos presidenciales, ya pactadas en el acuerdo de investidura al que llegaron hace un año.

Rivera ha destacado un «punto de coincidencia importante» en la elaboración de una Ley Electoral «más justa e igualitaria», además de adelantar que el líder socialista «también está dispuesto a cumplir» en cuanto a la limitación de mandato. «No estamos dispuestos a que el PP bloquee una mayoría amplia, con el PP o sin el PP habrá una reforma electoral para que los ciudadanos puedan votar en las próximas elecciones», ha advertido.

En ese sentido, el líder de Ciudadanos se ha congratulado de que Pedro Sánchez no le haya planteado una moción de censura ni la posibilidad de un Gobierno alternativo, como sí propone Podemos. «Hemos pasado de pantalla», ha asegurado.

«No nos hemos quedado en la pantalla del bloqueo o de las censuras, sino en que es bueno pasar a la de las reformas», se ha felicitado Rivera, que también ha aplaudido el compromiso de Sánchez de apoyar la Ley de Autónomos impulsada por Ciudadanos en el Congreso.

El partido de Rivera afrontaba la cita desde el escepticismo y con intención de darle un perfil bajo, pero han encontrado más coincidencias de las previstas. Rivera ha reconocido que ha sido una «reunión constructiva y cordial», en la que «hemos hablado de lo que nos une».