El acuerdo con Ciudadanos en la Asamblea de Madrid «se va a cumplir al 100 por cien» y así se lo exigió ayer Cristina Cifuentes a sus consejeros vía telefónica. Al margen del enfrentamiento cada vez menos disimulado que mantiene con el líder del partido naranja en Madrid, Ignacio Aguado, la voluntad de la presidenta autonómica es completar la legislatura, sin plantearse un escenario de adelanto electoral, así aseguran al menos fuentes  del ejecutivo regional.

Tampoco Ciudadanos tiene idea de romper el pacto de investidura a pesar del «plantón» en la última reunión de la comisión de seguimiento, a la que no acudió Cifuentes y Aguado se levantó de la mesa. Aseguran estar «muy tranquilos, haciendo lo que tenemos que hacer, esto es, que se cumpla el acuerdo y se pongan en marcha las reformas acordadas».  Al hilo de esta reflexión desechan la idea de un adelanto electoral por considerarlo «bastante irresponsable» habida cuenta de que en 2019 «habría que volver a convocarlas de nuevo» con el resto de las Comunidades de régimen común. En definitiva se trataría de un Ejecutivo para apenas año y medio, de resultado incierto, cuya única virtud para el PP sería pillar a Podemos en general, y a Íñigo Errejón, en particular, con el pie cambiado.

Pero ya nadie oculta las malas relaciones de Cifuentes con Aguado en la Asamblea, muy deterioradas desde el estallido del «caso Lezo». En el PP se quejan de que no hay sesión de control a la presidenta que «no pregunten por los casos de corrupción de Esperanza Aguirre y de Ignacio González, nunca sobre políticas de la Comunidad. Están todo el día con el ‘caso Lezo’ en la boca». Y Ciudadanos responde que el problema de los populares es que «llevan 20 años sin dar explicaciones y sin sentirse fiscalizados, pero tendrán que acostumbrarse».

Si duda de mi honradez, que deje de apoyarme», dice la presidenta sobre el líder de Ciudadanos en Madrid

Para Cifuentes no hay peor acusación que cuestionar su honorabilidad y no se cansa de decir en público y en privado que «si duda de mi honradez – en alusión a Aguado- que deje de apoyarme». Respecto a si volverá a la mesa de seguimiento del pacto insiste en que lo importante son los acuerdos y no la foto o el «politiqueo», lo que permite barruntar que no tiene mucha intención de volver, al menos, por el momento.

En todo, desde la Comunidad replican con las cifras. Se han cumplido o están en fase de desarrollo, 73 de las 76 medidas acordadas con Ciudadanos, esto es, un 96 por ciento de grado de cumplimiento en el ecuador de la legislatura. Se trata de cuatro puntos más con respecto al mes de diciembre, cuando se reunió por última vez la comisión de seguimiento. Visto lo visto, parece que serán el vicepresidente y portavoz del Gobierno autonómico, Ángel Garrido, y César Zafra, coordinador de Ciudadanos en Madrid y diputado autonómico, los únicos que supervisen desde ahora la marcha del acuerdo.