La comisión de financiación de los partidos constituida en el Senado se ha centrado en la sesión de tarde en cuestionar la campaña de crowdfunding de Pedro Sánchez. En una enmienda a la totalidad ejercida por el representante del grupo popular, Luis Aznar, una vez que el resto de los grupos se ha negado participar en la misma -incluso a estar presentes, como ha sido el caso de PSOE y Podemos- éste ha asegurado que la campaña de primarias del secretario general socialista «tiene mas agujeros que un queso gruyere».

El que fuera responsable de las finanzas del PSOE de 2014 al 15 junio de este año -justo un día antes de arrancar el congreso federal socialista- Gregorio Martinez, ha admitido que durante cerca de dos meses no hubo «ningún tipo de control» sobre la campaña de recaudación de fondos para los actos de Sánchez y que es a finales de marzo, cuando comienza a denunciarse el tema en los medios de comunicación «cuando se genera una preocupación mía dado el volumen que coge. Había que ver cómo se regulaba esa nueva realidad».

Bancal de Rosas, está pendiente de identificar a todos los donantes que contribuyeron a esa campaña

Finalmente, como es público, el Tribunal de Cuentas cortó las campañas de crowdfunding por determinar que éstas «formaban parte de la actividad ordinaria del partido» y quedaban sujetas a fiscalización. La empresa sin animo de lucro que vehiculó las aportaciones personales, Bancal de Rosas, está pendiente de identificar a todos los donantes que contribuyeron a esa campaña, que, según el PP, no existió en el registro «durante mucho tiempo y ha estado recaudando ilegalmente».

Lo cierto es que la comparecencia de Martínez no ha añadido mucho a lo que ya se sabía, siendo quizá más interesante la de su antecesor, Xoan Cornide, más centrado en el entramado de propiedades inmobiliarias del PSOE y en la condonación de las deudas por hasta 40 millones de euros entre los años2004 y 2006, lo que supone para el PP, «haber ido dopado a las elecciones», devolviendo la acusación que se lanza contra el partido en el gobierno.

Cornide ha hablado de «renegociación» de créditos de una deuda que se remontaba a la campaña del referéndum de la OTAN de 1986 y tuvo que tratar con los bancos «un problema estrictamente financiero», «un atasco del que teníamos que salir» y José Luis Zapatero «no, tuvo nada que ver».

Pablo Iglesias es conocedor de la financiación de Podemos, hasta de la ilegal», dice el PP

Por la mañana, le ha tocado el turno al responsable de Podemos. El PP también ha acusado a esta formación acusa de financiarse ilegalmente por dos vías, la de crowdfunding y los microcréditos, no recogidas de forma explícita en la ley de Financiación. Asimismo, insinúa que a través de ambos sistemas podría «blanquearse» dinero de procedencia extranjera. En definitiva, el portavoz popular, Luis Aznar, concluye que Pablo Iglesias «es conocedor de la financiación de Podemos, hasta de la ilegal».

Esta es la principal conclusión a la que han llegado los populares tras la comparecencia del tesorero de la formación morada, Daniel de Frutos, después del interrogatorio al que le ha sometido Luis Aznar. No le ha preguntado ningún otro representante del resto de las fuerzas políticas puesto que se han negado a participar en los trabajos de esta comisión.

Aznar se ha interesado especialmente por los microcréditos y el crowdfunding así como por las donaciones que hacen los propios cargos públicos, obligados a dar al partido todo aquello que exceda tres veces el sueldo mínimo interprofesional con correcciones en función de las cargas familiares y otros complementos. También ha hablado de «financiación extranjera» con alusiones explícitas a Venezuela. De Frutos ha negado la ilegalidad de ambos sistemas, ha asegurado que las finanzas de Podemos «están triplemente auditadas» y ha rechazado  la existencia de fondos económicos de origen extranjero.

El móvil «iraní» de Iglesias

También Aznar ha hecho alusión al hecho, reconocido por el líder de Podemos, del ya famoso teléfono móvil cuyas facturas pagaba Irán, a lo que Frutos ha replicado aseverando que «no tengo ni idea. No venimos a hablar de quién paga el teléfono a Iglesias».  Con la misma vehemencia, aunque sin perder ni uno ni otro las formas en ningún momento salvo varias interrupciones, ha negado la insinuación de que pueda haber un delito de blanqueo de capitales. «No, para nada. Hablamos de algo muy grave. Todos los datos los tiene el Tribunal Constitucional».

El PP defiende que todo lo que no recoge explícitamente la ley de financiación de partidos es ilegal

El PP defiende que todo lo que no recoge explícitamente la ley de financiación de partidos es ilegal, y nuevos métodos como los microcréditos, con los que Podemos  ha recaudado 6 millones de euros de más 25.500 inscritos, o el crowdfunding lo son. «No tienen ningún control», ha espetado Aznar a De Frutos, cuya comparecencia ha servido para arrancar los trabajos de la comisión.

Errores versus ilegalidades

Con el responsable de las finanzas de Ciudadanos, Carlos Cuadrado, el tono ha sido más bronco aunque más confuso. El popular y el gerente se han enredado en un bucle sobre las aportaciones dinerarias al partido realizado por los grupos parlamentarios de las comunidades y los grupos municipales, amén de otros  casos que, por su especificidad, resultaban poco claros. Cuadrado ha defendido que tienen un sistema de control por el cual «reconocemos los errores y les ponemos remedio». Aznar le ha espetado que «van aprendiendo a base de trompicones» y el aludido se ha revuelto replicando que «hay otros que no aprenden nunca».

Han salido a colación el alquiler de la sede estatal de Ciudadanos y, como adelantó El independiente, las condiciones económicas del acuerdo con Libertas en las europeas de 2009. Aznar ha sentenciado que los naranjas suman el 67 por ciento de las irregularidades detectadas por el Tribunal de Cuentas, «y a lo que ustedes llaman errores, nosotros lo llamamos ilegalidades».

Bronca en la comisión

La comisión ha iniciado esta mañana sus trabajos con bronca de la oposición, que acusa al PP de «trabajo sectario, manipulador, viciado», de «uso abusivo de las instituciones para tapar las vergüenzas del PP» y de «función teatralizada que alimenta el desprecio hacia las instituciones públicas». Esta ha sido la posición de PSOE, de Podemos y de Ciudadanos, en nombre del Grupo Mixto. Posteriormente, se han levantado y abandonado la sala donde se reúne la comisión.

La oposición califica esta comisión de «manipuladora» y «sectaria»

La presidenta de la misma, la popular Rosa Vindel, ha intentado que los intervinientes se ciñeran a la cuestión, esto es, a la comparecencia del responsable de las cuentas de Podemos, Daniel de Frutos, pero en todos los casos han expresado, prácticamente con las mismas palabras, que se negaban a «formular cualquier tipo de preguntas» tanto a los comparecientes de hoy como a los que vayan desfilando en el futuro, bajo un plan calificado de «viciado, manipulador y sectario».

El portavoz socialista, Antonio Julián Rodríguez, ha acusado a los populares de «hacer un fraude y una trampa a la a democracia. Han abierto una causa general para poner en cuestión la democracia». «Su credibilidad -ha agregado- es cero patatero. Se trata de una función teatralizada alimentando el desprecio a las instituciones públicas».

Informe al letrado de la Cámara

Para Pilar Garrido, de Podemos, el PP intenta «parasitar las instituciones, usarlas en beneficio propio y presionar a los tribunales», y Javier Alegre, de Ciudadanos, ha insistido en el carácter manipulador de la comisión. Los tres grupos pedirán un informe al letrado de la Cámara por entender que el plan de trabajo «es un despropósito que vulnera derechos fundamentales».