Era el compromiso que quedaba pendiente y anoche lo culminaron el Gobierno vasco y el ministerio de hacienda en Madrid. El Ministro Cristóbal Montoro y el Consejero de Economía y Hacienda, Pedro Aspiazu sellaron el acuerdo que deberá formalizarse el próximo miércoles día 19, en el seno de la Comisión Mixta del Concierto Económico, para aprobar la nueva Ley Quinquenal del Cupo para el periodo 2017-2021 y cuya renovación estaba pendiente desde 2011.

El acuerdo completa así el pacto alcanzado en mayo en la liquidación del Cupo y en el que se había incluido un compromiso para cerrar antes de finales de verano un acuerdo para renovar la ley que regula las relaciones tributarias entre el País Vasco y el Estado. El acuerdo, que ahora deberá ser votado en el Congreso de los Diputados, también incorpora los compromisos en materia de estabilidad presupuestaria y déficit para las administraciones vascas. Para Azpiazu el acuerdo es “muy bueno” para Euskadi y logra “normalizar” las relaciones entre las dos administraciones al regularizar cuestiones que la complicaban.

Euskadi tendrá un nivel de déficit del 0,4% del PIB el próximo año, del 0,1% en 2019 y de cero en 2020

Así, Euskadi no podrá rebasar un nivel de déficit del 0,4% del PIB el próximo año, del 0,1% en 2019 y de 0% en 2020. En cuanto a la deuda pública, el compromiso alcanzado pasa por marcar una deuda pública para el trienio que será del 14,2% el próximo ejercicio, del 13,8% en 2019 y del 13,2% en 2020.

La nueva Ley Quinquenal 2017-2021 pactada entre los dos gobiernos fija un cupo base de cálculo en 2017 de 1.300 millones de euros y mantiene el índice de imputación, el porcentaje de asunción de costes de competencias del Estado en Euskadi, en el 6,24%, el mismo que hasta ahora. Anteriormente el PNV había reclamado revisar este porcentaje al considerar que el País Vasco asumía un mayor coste del que le correspondía. Sin embargo, esta mañana Azpiazu ha asegurado durante la presentación del acuerdo que se trata de un porcentaje “realista” ya que pese a que Euskadi ha pedido población “en términos de renta no estaremos muy alejados de ese 6,24%”.

Votación en el Congreso

El consejero ha confiado en que la nueva ley acordada cuente con el respaldo de todos los partidos políticos e incluso de Ciudadanos, la formación que más crítica se ha manifestado en torno al Concierto y Cupo vascos, “pero creo que ha moderado su posición”, ha dicho el consejero vasco.

En la nueva Ley se ha modificado una veintena de artículos que suponen mejoras en la capacidad de gestión tributaria de las Diputaciones Forales y en la coordinación entre administraciones. Las modificaciones supondrán una mayor recaudación para las haciendas vascas ya que obligan a «entre 200 o 300 empresas» tendrán que tributar en Euskadi.

En la nueva Ley se ha modificado una veintena de artículos que mejoran la capacidad de gestión tributaria de las Diputaciones Forales

En el IRPF se establece la regla competente para la exacción de retenciones de rendimiento de trabajo prestados en el extranjero, teletrabajo y personas trabajadoras del mar enroladas en embarcaciones radicadas en puertos de Euskadi. En el Impuesto de Sociedades e IVA se actualiza la cifra de umbral de volumen de operaciones para exigir el impuesto, que pasa de 7 a 10 millones de euros, de forma que se simplifica para las pequeñas empresas la tributación a una única administración. Además, se atribuye a Euskadi en ambos impuestos la competencia sobre contribuyentes que teniendo su domicilio fiscal en territorio común, hubieran realizado en Euskadi el 75% o más de su volumen de operaciones. Se elimina así la asimetría por la que estos contribuyentes hasta ahora solo tributaban a Euskadi si realizaban todas sus operaciones en territorio foral.

Respecto al impuesto de sucesiones y donaciones, a partir de ahora, la tributación de los herederos y herederas vascas de personas fallecidas no residentes en España se realizará en Euskadi. También se tributarán en el País Vasco las donaciones de inmuebles situados en el extranjero.

Plan Económico Financiero

Otra de las cuestiones planteadas en el acuerdo es el Plan Económico Financiero (PEF), de obligada presentación al no cumplir Euskadi con la regla de gasto de 2016, aun habiendo cumplido tanto el objetivo de estabilidad presupuestaria como el objetivo de deuda pública. El PEF ya ha sido valorado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF) quien considera factible que Euskadi cumpla los objetivos de estabilidad presupuestaria en 2017.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal considera factible que Euskadi cumpla los objetivos de estabilidad presupuestaria en 2017

En el cupo que se ha fijado para 2017 y que servirá de base para el resto de los ejercicios del quinquenio están incluidas las compensaciones del impuesto de producción de energía eléctrica que se recaudan en Euskadi, cercanas a los 40 M. Además, hay que compensar las políticas activas de empleo que suman de forma provisional en 2017 cerca de 225M (tras restar a los 341M de políticas activas que corresponde recibir a Euskadi, los 116M de bonificaciones que se deben aportar al Estado). A estas cantidades hay que unir también las compensaciones por impuestos de Alcohol, bebidas derivadas y productos intermedios; cerveza; hidrocarburos y tabaco; que ascienden a 86M.