El número de inmigrantes llegados en pateras a las costas españolas ha aumentado un 130% durante los seis primeros meses de 2017, que va camino de convertirse en un año con registros récord. No sólo están llegando más embarcaciones; los servicios de salvamento también llaman la atención sobre el hecho de que vuelven a hacerse a la mar barcazas de madera con más capacidad y con ciudadanos magrebíes a bordo, no ya subsaharianos. Es la historia de un drama que no cesa.

De acuerdo con los datos ofrecidos a este periódico por el Ministerio del Interior, referidos hasta el pasado 22 de junio, los inmigrantes que llegaron a España por mar durante el primer semestre ascendieron a 5.972, frente a los 2.594 contabilizados en el mismo periodo de 2016. El número de embarcaciones casi se ha duplicado de enero a junio, al pasar de 143 a 258. No hay motivos para pensar que esta tendencia decaerá en los próximos meses.

El pasado año, 8.162 refugiados y migrantes llegaron a España por mar, lo que supuso un aumento del 54,5% respecto a 2015 (5.283). De acuerdo con estas cifras, el país suma en seis meses el 79,9% del total registrado en 2016. Esta tendencia ascendente queda también corroborada nítidamente en las estadísticas del servicio que prestan en puerto los voluntarios de Cruz Roja Española. Según informa el responsable de la Unidad de Emergencias de esta ONG, Íñigo Vila, durante los seis primeros meses del año han atendido a 6.668 personas, frente a las 3.628 del primer semestre de 2016. Las cifras son elocuentes.

Según Interior, 5.972 inmigrantes irregulares han llegado por mar a España hasta junio, 3.378 más que en el mismo periodo de 2016

Es el Estrecho, debido a la cercanía entre el Norte de África y la península (unos 14 kilómetros entre los dos puntos más cercanos), el área que sigue recibiendo una mayor presión migratoria. En concreto, el 94,6% de los inmigrantes (5.654) llegaron a la península por esta zona, frente a los 2.248 registrados en el primer semestre de 2016. Salvamento Marítimo suma ya 2.300 personas rescatadas en el área de Tarifa. “Si seguimos así probablemente superaremos la cifra de 3.600 personas atendidas durante todo el año 2015 y podríamos superar las 4.000”, pronostica Adolfo Serrano, jefe del Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Tarifa. El organismo dependiente del Ministerio de Fomento cuenta con un helicóptero con base en el aeropuerto de Jerez, un avión en la costa mediterránea, dos buques de salvamento en el Estrecho y el Golfo de Cádiz, una patrullera en Málaga y embarcaciones de intervención en Barbate, Tarifa, Algeciras y Ceuta con las que cubren las situaciones de emergencia en el Mediterráneo occidental.

De enero a junio, 30 inmigrantes (11 fallecidos y 19 desaparecidos) perdieron la vida en el área del Estrecho cuando trataban de alcanzar la costa europea. Según los datos de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, 5.946 personas han perecido en esta zona en los últimos 20 años, lo que da una idea de la tragedia que sigue representando el problema migratorio.

El Archipiélago Canario ha recibido menos inmigrantes en 2017

Los datos de los centros de Salvamento Marítimo de 2017 muestran un cambio en el patrón. Salvamento Marítimo

La novedad no radica sólo en el formidable aumento cuantitativo ya referido. Serrano también advierte otra circunstancia relevante: “Por lo general son pequeñas embarcaciones hinchables, a remo, en las que viajan entre ocho y 12 personas y casi siempre de origen subsahariano. Pero en los últimos meses estamos viendo un incremento de magrebíes en embarcaciones algo mayores, de madera y a motor, con un elevado número de ocupantes. Hacía cinco o seis años que eso no sucedía”.

Ana Rosado, coordinadora del equipo Frontera Sur de la ONG Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, aporta alguna de las razones que explicarían este incremento en los flujos migratorios con origen en el Magreb. “Con las reivindicaciones del Rif (iniciadas hace ocho meses para exigir demandas sociales) ha habido un aumento de migrantes procedentes de Marruecos, situación que en los últimos años había descendido y en el mes de junio y julio ha experimentado un aumento. También hay que tener en cuenta el papel de Marruecos en el ‘control’ de las fronteras. En estos meses se ha producido un descenso de ese rol, en parte por el ramadán (del 27 de mayo al 25 de junio en 2017) pero sobre todo por la estabilidad en las relaciones internacionales. Un ejemplo es la sentencia que dictó en diciembre el Tribunal de Justicia Europeo no reconociendo la soberanía de Marruecos en territorios del Sáhara, lo que puede hacer que el país ‘relaje’ la mano como estrategia de presión”, advierte.

Salvamento Marítimo llama la atención sobre el hecho de que vuelven a hacerse a la mar barcazas más grandes y con magrebíes

El Ministerio del Interior considera “imprescindibles” para gestionar esta presión migratoria el mantenimiento del apoyo y el trabajo mutuos que España y Marruecos han exhibido en los últimos años. “Ello ha permitido consolidar una intensa cooperación hispano-marroquí en materia de lucha contra la inmigración irregular. Y esta cooperación con Marruecos es clave”, defiende el departamento que dirige Juan Ignacio Zoido. Interior aporta un dato para ilustrar la bondad de esa relación con el país vecino: la colaboración de las autoridades marroquíes habría evitado ya la llegada de más de 2.200 inmigrantes irregulares.

“Las llegadas a España tanto por vía marítima como por vía terrestre, así como la situación actual de la cooperación operativa en referencia a las rutas de inmigración ilegal o los diferentes instrumentos para aplicarla ya fueron tratados en profundidad durante la XV reunión del Grupo Permanente Hispano-Marroquí, celebrada en Madrid, y en la más reciente de Essaouira”, indican desde Interior.

La mayoría de las muertes se producen en el Estrecho de Gibraltar

La mayoría de las muertes se producen en el Estrecho de Gibraltar Missing Migrants, Luis Sevillano

Tras Tarifa-Algeciras, el otro gran punto caliente está siendo el mar de Alborán, donde Salvamento Marítimo ha rescatado a 3.310 personas -1.863 personas más que en 2016- que viajaban en 115 pateras. La cifra de fallecidos en esta zona no incluye el naufragio ocurrido el pasado 4 de julio por una patera que había salido 48 horas antes de una playa de Alhucemas (la capital del Rif marroquí y ubicada en el Norte de Marruecos). Sólo tres lograron sobrevivir después de que una ola la volcara y permaneciera a la deriva: un joven de 17 años y dos de 25.

Este mismo sábado, efectivos de Salvamento Marítimo trasladaron al puerto de Almería a 66 personas -entre ellos dos menores- que viajaban en dos pateras que habían salido de las localidades marroquíes de Nador y Bouyafar. Era la segunda actuación en cuestión de horas, puesto que en la madrugada hubo de salir al rescate de otros 19 inmigrantes, todos varones y de nacionalidad argelina.

El flujo migratorio hacia Canarias sigue cayendo: se ha reducido un 66% durante el primer semestre

En cuanto a la situación de las ciudades autónomas, el número de inmigrantes llegados por mar a Melilla asciende a 123 y a 60 en el caso de Ceuta. Las terrestres han experimentado un aumento del 34% (de 2.314 a 3.108) durante el primer semestre del año.

Mientras que la llegada de inmigrantes al área del Estrecho ha aumentado un 151%, el flujo hacia Canarias se ha reducido un 66% (de 330 a 113), tendencia ya iniciada en 2016. Entonces se constató un descenso del 23%. “La ruta hacia Canarias está bastante controlada por los acuerdos existentes entre los países de los que, según Frontex, suelen salir las pateras: Senegal y Mauritania”, apunta Ana Rosado.

Según los datos de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), 105.200 inmigrantes irregulares han tratado de llegar a Europa a través del Mediterráneo durante los seis primeros meses del año, cifrándose en 2.346 las personas fallecidas y desaparecidas. A la luz de estas estadísticas, España -con 6.524, cifra ligeramente superior a la proporcionada por Interior- es el tercer país con una mayor presión migratoria. Encabeza esta clasificación Italia, que suma 88.723 inmigrantes procedentes fundamentalmente de Argelia y Libia. Le sigue Grecia con 9.566.

Costa de Marfil, Gambia, Guinea…

Un informe de ACNUR con cifras relativas al periodo enero-mayo de 2017 detalla que son Costa de Marfil, Gambia y Guinea los países de procedencia de los inmigrantes que alcanzaron las costas españolas en el citado periodo, al tiempo que cifra en el 15% el número de mujeres que se embarcaron para huir de la miseria de sus lugares de origen. El 7% eran niños.

“Echamos en falta una dotación de recursos efectivos y eficientes que, conjuntamente con la transformación de las políticas migratorias y los acuerdos bilaterales, den prioridad al respeto por los derechos humanos por encima de los acuerdos económicos. Se destinan grandes cantidades de dinero al control de las fronteras -un negocio muy rentable- en vez de ser destinado a garantizar el obligado cumplimiento de los derechos humanos, como por ejemplo la traducción, el acondicionamiento de centros, la acogida de personas refugiadas, el traslado en medios adecuados…”, apostilla Rosado.