«Hagan los cambios que quieran, pero vamos hacia el referéndum». Anna Gabriel se ha vuelto a erigir como el único apoyo del Gobierno de Puigdemont fuera del grupo de JxS y ha dejado claro a qué objetivo se circunscribe ese apoyo en el debate sobre la crisis del gobierno que ha llevado a cuatro consejeros y más de una decena de altos cargos de la Generalitat a abandonar el ejecutivo autonómico.

Un debate que ha abierto Puigdemont con una intervención de más de una hora en la que ha hecho un exhaustivo repaso de la labor de los consejeros salientes para concluir que «han hecho un gran trabajo» y «no tenían ningún motivo para cesarlos. Comprendan su decisión», se ha limitado a argumentar.

Unas explicaciones que no han dejado satisfecho a nadie. Tanto la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, como el del PSC, Miquel Iceta, y el del PP, Xavier García Albiol, han señalado como especialmente preocupante la sustitución de Jordi Jané y Albert Batlle al frente de Interior y como máximo responsable de los Mossos, y han acusado a Puigdemont de pretender poner a la policía autonómica «entre la espada y la pared».

«Si con lo que los ha halagado el premio es enviarlos a casa, nos recuerda documentales de la antigua URSS, allí no se cesaba a nadie, dimitían y eran enviados a Siberia. Ahora los envían a casa», ha ironizado el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol respecto a los consejeros salientes. A los nuevos integrantes del Govern los ha calificado de «suicidas» al servicio de un «gobierno kamikaze».

Todos portavoces de la oposición han recordado los últimos éxitos de Jané con la Junta de Seguridad o la convocatoria de 500 plazas para señalar que «alguien moderado y respetuoso con la legalidad no tiene cabida en este gobierno. Van a obligar a los mossos a incumplir la legalidad».

Para Iceta, el cambio «sólo se explica porque estamos en una situación excepcional en la que todo vale. No nos tranquiliza que el sustituto de Albert Batlle, ha añadido, sea conocido por carácter radical y su menosprecio a partidos y personas que no piensan como el».

«Es el mundo al revés», ha añadido Arrimadas. «Van a ir los ladrones a perseguir a los mossos. Quieren cargarse legitimidad de mossos que es más elevada que la del propio Govern».

La líder naranja ha advertido de que «cada vez están más solos, lo vemos en el CEO y cada vez más personas que sueñan con una Cataluña independiente saben que están cometiendo locura tras locura y no van a ninguna parte». Y ha recordado que la reforma del reglamento del Parlament que se aprobará esta tarde «la aprobarán con menos del 50% de los votos, porque para cumplir la ley electoral española son más españoles que Manolo el del bombo».

El portavoz de CSQP, Lluís Rabell, ha advertido de que el nuevo ejecutivo «no nos inspira confianza porque no dice la verdad» y ha recordado a Puigdemont que «hoy Cataluña no puede celebrar un referéndum homologable con garantías».

Rabell ha recriminado al president que intente engañar a los catalanes porque en vez de reconocer este hecho «nos dice que hará igualmente referéndum homologable y esto no es cierto»