El presidente del Grupo de JxS en el Parlament, Jordi Turull, sustituirá a Neus Munté como consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno catalán, y el hasta ahora número dos de CDC en el Ayuntamiento de Barcelona, Joaquim Forn, reemplazará a Jordi Jané al frente de la consejería de Interior. Son los cambios principales de la crisis de gobierno ejecutada hoy por el presidente catalán para afrontar la recta final del referéndum del 1-O. Una fecha en la que Carles Puigdemont ha anunciado que “se acaba la legislatura” para dar paso a unas elecciones autonómicas si gana el ‘no’ o un proceso constituyente si se impone el ‘si’.

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras han comparecido en rueda de prensa conjunta en el Palau de la Generalitat para explicar los relevos, que el presidente catalán ha explicado por la voluntad de los consejeros salientes de “dar un paso al lado”. “No he cesado a nadie” ha asegurado Puigdmeont, quien ha rechazado además que su partido, el PDCat, seq el único afectado por los costes del referéndum con el arguemnto de que “somos un gobierno de JxS, en el seno del consell executiu no miramos colores”.

La crisis de gobierno supone además, la salida de la consejera de Enseñanza, Meritxell Ruiz,  y el secretario del Gobierno, Joan Vidal de Ciurana, sustituidos respectivamente por Clara Ponsatí  y Victor Cullell.

Munté, Jané y Ruiz son tres de las voces más críticas ante la deriva del Govern, aunque desde ERC también se ha señalado insistentemente a Vidal de Ciurana. Los nuevos consejeros tomarán posesión esta tarde.

Cambios estructurales

Junto a los cambios de caras, Oriol Junqueras ha destacado los cambios estructurales que acompañan a la remodelación del gobierno, especialmente la adscripción al Departamento de Economía que él dirige de la Secretaría de Procesos Electorales, hasta ahora dependiente de la Consejería de Gobernación.

De este modo, Junqueras asume en primera persona las herramientas para la organización del referéndum, tal como reclamaba insistentemente el PDCat. Una asunción de responsabilidad que el líder republicano ha acompañado permanentemente con el latiguillo de la “asunción colegiada de responsabilidades”.

En este contexto se inscribe también la creación de un comité de coordinación integrado por Puigdemont, Junqueras, el nuevo secretario de gobierno, Victor Cullell, y el secretario general de Economía, que asumirán las riendas de la organización del referéndum.

Un nuevo “sanedrín” con el que Puigdemont responde a las criticas de miembros de su propio gobierno, el más destacado Jordi Baiget, que han lamentado la toma de decisiones sobre el referéndum al margen del Consejo Ejecutivo.

“Ninguna decisión que afecte al Govern se ha tomado al margen del Govern”, ha defendido Puigdemont, “nada se decide al margen del viceprsidente y el presidente y seguirá siendo así, esto no es incompatible con que se consulte a gente de fuera del Govern”.

Cuenta atrás

A 80 días de la fecha fijada para la celebración del referéndum de independencia, Puigdemont recoge con esta crisi de gobierno el órdago lanzado por Oriol Junqueras y opta por rodearse por un grupo de duros en el que ya no hay espacio para las dudas. Un gobierno de duros, con Jordi Turull y Josep Rull a la cabeza por parte del PDCat.

La noche del miércoles Puigdemont reunió al gobierno al completo en el Palau de la Generalitat en los primeros pasos de la depuración exigida por ERC para asumir que Oriol Junqueras se ponga en primera fila de la convocatoria del referéndum. Un papel al que el líder de Esquerra se ha resistido denodadamente, consciente del riesgo a acabar inhabilitado cuando las encuestas auguran la victoria para los republicanos en las próximas elecciones autonómicas.

Junqueras ha exhibido el compromiso de los consejeros de ERC -Raül Romeva, Carles Mundó, Dolors Bassa, Toni Comin y Meritxell Serret- en contraste con las dudas cada vez más abiertamente expresadas por Neus Munté, Jordi Jané, Meritxell Ruiz o el ya cesado Jordi Baiget para escudarse de las presiones convergentes. Pero la remodelación firmada por Puigdemont de espaldas a su propio partido, aunque Marta Pascal fuera ayer una de las presencias constantes junto al president en el Parlamento catalán, deja pocas salidas a Junqueras.

Munté, ¿futura candidata?

Una de las cualidades de Marta Pascal es que de los problemas sabe extraer oportunidades, afirma una de sus más estrechas colaboradoras. Este podría ser el caso con la purga de Puigdemont en el flanco nacionalista del Govern. El cese de Munté la preservará de las consecuencias legales de la convocatoria del referéndum, lo que a medio plazo podría convertirla en la candidata del PDCat a la presidencia de la Generalitat, resolviendo uno de los problemas más inmediatos del partido.

Aunque está por ver el coste para el partido del cese de los consejeros tachados de “tibios” o poco comprometidos con el procés y del divorcio evidenciado en el seno del PDCat. Y el precio, en términos de proyección personal, que la propia Munté asume por esa salida del Govern.

Un cese cuyo catalizador habría sido la negativa de la portavoz a asumir la cartera de Enseñanza ante las reservas de la consellera Ruiz, aunque las diferencias entre Munté y Puigemont vienen de antes. El president no ha confiado totalmente en su portavoz, lo que derivó en el ridículo protagonizado por Munté cuando negó tajantemente ante la prensa el encuentro entre Puigdemont y Mariano Rajoy, simplemente porque el president no se lo había explicado.

Foto de familia

Esta tarde han tomado posesión los nuevos consejeros y se ha completado la tradicional foto de familia en el Salón Sant Jordi del Palau de la Generalitat. En la imagen de Efe que encabeza esta información aparecen: en primera fila, de izquierda a derecha, el conseller de Salud, Antoni Comín; la de Gobernación, Meritxell Borràs; el vicepresidente y conseller de Economía, Oriol Junqueras; el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; el de Presidencia y portavoz del Govern, Jordi Turull; la de Educación, Clara Ponsatí; y el de Interior, Joaquim Forn. En segunda fila, de izquierda a derecha: la consellera de Agricultura, Meritxell Serret; la de Trabajo, Dolors Bassa; el de Cultura, Lluís Puig; el de Territorio, Josep Rull; el de Justicia, Carles Mundó; el de Empresa, Santi Vila; y el nuevo secretario del Govern, Víctor Cullell Comellas.