El presidente catalán, Carles Puigdemont, ha anulado su agenda de este viernes para abordar inminentes cambios en su Gobierno, que se podrían concretar hoy mismo y que afectará a entre dos y cuatros consejeros del Ejecutivo, todos ellos del PDeCAT, según fuentes de la Generalitat consultadas por Efe. Según la edición de hoy de La Vanguardia, esta crisis podría afectar hasta a media docena de consellers para blindar el referéndum.

Los principales señalados son la actual portavoz y consejera de Presidencia, Neus Munté, que ocupa también la vicepresidencia del PDCat, y el secretario del Govern, Joan Vidal de Ciurana, ambos estrechos colaboradores en su momento de Artur Mas. Junto a ellos, Carles Puigdemont cuestiona el compromiso independentista del responsable de Interior, Jordi Jané, y las consejeras de Gobernación, Meritxell Borràs, y Educación, Merixtell Ruiz, todos ellos departamentos directamente afectados por la organización del referéndum. Entre los nombres con más opciones de entrar en el nuevo ejecutivo destaca el actual presidente del Grupo de JxS, Jordi Turull.

Puigdemont afronta así los cambios en su gabinete tras haberse reunido en las últimas horas en el Parlament con los consellers del PDeCAT para conocer su compromiso con el referéndum del 1 de octubre, en medio del malestar interno que existen en el Consejo Ejecutivo por el grado de implicación de cada uno de sus miembros.

El presidente de la Generalitat ha recibido en su despacho a los consellers Josep Rull (Territorio y Sostenibilidad); Neus Munté (Presidencia); Mertixell Borràs (Gobernación) y Lluís Puig (Cultura), todos del PDeCAT, y en el caso de Rull se ha visto en más de una ocasión durante la jornada.

Puigdemont se ha reunido a lo largo del día con varios consejeros para conocer su compromiso con el referéndum

Otra de las figuras con las que el presidente se ha reunido en más de una ocasión este jueves ha sido la coordinadora del PDeCAT, Marta Pascal, la máxima responsable del partido y también diputada de JxSí en el Parlament, según informa Europa Press.

Este miércoles el propio presidente informó ante el pleno que no cerraba la puerta a remodelar el Ejecutivo por segunda vez en esta legislatura –la semana pasada cesó al conseller Jordi Baiget–, pero consideró que por ahora no era necesario.

Luego, en un encuentro informal con periodistas en los pasillos del Parlament, añadió que preveía este julio una reorganización del Ejecutivo para «concentrar» las responsabilidades de organizar el referéndum en uno solo de los consellers, pero sin cambiar a ninguno.

Las mismas fuentes explican que este jueves la principal novedad es que el presidente catalán sopesa también cambiar a algunos de los consellers con el objetivo de ganar cohesión interna de cara a la convocatoria del referéndum del 1 de octubre.

El Govern no había registrado ningún cambio en 18 meses hasta la semana pasada, cuando Baiget expresó serias dudas de que el referéndum se pudiera celebrar y, además, explicó una preocupación: que organizar el referéndum les suponga procesos judiciales que afecten al patrimonio.

Estas dudas expresadas en voz alta generaron el debate de si son más los consellers que también se cuestionan embarcarse en la organización del referéndum, ya que ahora se entra en la recta final y cuando el choque con el Estado se hará más evidente.