El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha advertido a la Fundación Francisco Franco, que gestiona las visitas al Pazo de Meirás (A Coruña), que el gobierno autonómico pondrá en conocimiento de la Justicia cualquier actuación que sea detectada, tanto por la administración como por cualquier ciudadano, que esté fuera del marco legal. En respuesta a preguntas de los medios de comunicación al término del Consello de la Xunta de Galicia, Feijóo ha recordado que, desde el inicio de su gestión como presidente autonómico, se «obligó a cumplir la ley de principio a final» a la familia Franco, obligando a abrir el Pazo de Meirás a las visitas.

«Lo que hicimos es perfectamente conocido, cuando llegamos después de cuatro años de gobierno bipartito en los que no se abría el Pazo a las visitas», ha apostillado, fue «obligar a abrirlo» para cumplir la ley, recordando que se inició un expediente disciplinario, actualmente en trámite, ante el incumplimiento de la ley que en 2008 lo declaró Bien de Interés Cultural.

Tras la polémica generada por el comunicado de la Fundación Franco en el que anunciaba que se exaltaría la figura del dictador durante las visitas al Pazo de Meirás, Feijóo ha aseverado que «si la Xunta detecta actuaciones fuera del marco establecido» serán puestas «en conocimiento de los órganos judiciales», instando a que cualquier persona o asociación que tenga información al respecto lo transmita o bien a la administración autonómica o a los órganos jurídicos correspondientes.

Recuerda que PSDEG y BNG no abrieron el Pazo

En esta línea, Feijóo ha defendido la actuación de la Xunta en torno a la cuestión del Pazo de Meirás, recordando que rechazó la solicitud de la Fundación de firmar un convenio para colaborar en el establecimiento de las visitas o en el mantenimiento del edificio. «Lo único que hicimos fue decirle a la Fundación Franco que no a que la Xunta colaborase en la apertura del Pazo, no a que la Xunta financiase el mantenimiento y no a actividades con la Fundación Franco», remarcó.

«Cuando llegamos al gobierno, después de cuatro año años de gobierno bipartito, no había que abrir el Pazo de Meirás y lo que hicimos fue obligar a abrir el Pazo», añadió. El presidente de la Xunta concluyó lamentando que «por sancionar la no apertura del Pazo de Meirás, la izquierda que mantuvo el Pazo cerrado y facilitándole a la familia que no gastara un euro por abrirlo ahora está preocupada». «Nosotros vamos a seguir cumpliendo, y cualquier familia en Galicia, se llame como se llame, va a cumplir la ley».