ETA lo ahuyentó y el desarme lo incentivó. Durante décadas la violencia terrorista en Euskadi se convirtió en la peor imagen posible para el turismo en el País Vasco. Ahora, quienes entonces alentaron la violencia tampoco quieren que sus calles y municipios atraigan visitantes. Las juventudes de la izquierda abertzale, Ernai, han puesto en marcha una campaña para promover en localidades de toda Euskadi manifestaciones y actos de protesta contra el turismo aprovechando las fiesta populares.

Este sábado Vitoria inicia la ronda de ‘semanas grandes’ que enlazan las capitales vascas, y que seguirán a las de San Sebastián y Bilbao. Para cada una de ellas Ernai ya ha convocado actos en contra de la utilización turística de los municipios.

Ernai se movilizará contra el turismo en las fiestas de las tres capitales vascas

El día 7 hay convocada una manifestación en Vitoria, el 17 en San Sebastián y Gernika, el 22 en Bilbao. En una campaña equiparable y en sintonía a la que se está llevando a cabo en Cataluña por parte de movimientos como Arran, cercana a la CUP.

Los jóvenes de la izquierda abertzale culpan a la explotación turística de la situación de precariedad económica y laboral que les afecta. En los últimos días se han podido ver pintadas y carteles con el lema “Tourist go home” en las calles de la parte vieja de San Sebastián, uno de los lugares de mayor afluencia de visitantes de Euskadi, y otrora lugar habitual de episodios de ‘kale borroka’. Recientemente desde Ernai se ha protagonizado otro acto de protesta, en este caso en tono festivo, en el corazón del símbolo turístico vasco, el Museo Guggenheim de Bilbao. En el se ve a decenas de jóvenes vestidos con flotadores y bañadores invadiendo el lago que decora la pinacoteca bilbaína, entre la mirada atónita de cientos de turistas que visitaban los alrededores del museo.

‘Estamos detrás de la postal’

Para Ernai, la campaña bajo el lema “Estamos detrás de la postal” viene justificada por la cada vez mayor inversión por parte de las autoridades en convertir el País Vasco en un “parque infantil para turistas” y hacerlo a costa de la precariedad laboral de los jóvenes. Ernai, que en sus redes sociales respalda y se hace eco de los actos y ataques a intereses turísticos en Cataluña por parte de Arran, asegura que este verano “como el enemigo no descansa los jóvenes estaremos más vivos que nunca, los que estamos detrás de la foto les daremos la respuesta que se merecen”.

El turismo en Euskadi ha crecido un 38% desde el final de ETA. Representa ya un 6% del PIB

Desde el anuncio del final de la violencia de ETA a finales de 2011 la llegada de visitantes al País Vasco se ha disparado. Pese a que por ahora su peso es porcentualmente inferior al de otras zonas del Estado con mayor tradición turística, actualmente representa ya el 6% del PIB vasco. 2016 cerró con cifras récord de 3,4 millones de visitantes, lo que supuso un incremento del 9,8% respecto al año anterior. Hace solo sin o años antes, en 2011, el año en el que ETA dejó las armas el número de visitantes fue de 2,4 millones, es decir un 38% menos que en la actualidad. Hoy el gasto de los turistas ronda anualmente los 4.100 millones de euros y se espera que este 2017 se vuelvan a superar todas las cifras.

Matar la ‘gallina de los huevos de oro’

El diputado foral de Turismo de Guipúzcoa, Denis Itxaso, aseguró recientemente que campañas como esta demuestra que quienes las promueven no tienen claro el daño que pueden hacer a la riqueza del país, al empleo y a la imagen de la ciudad, “cuidado con jugar con la gallina de los huevos de oro”. Itxaso apeló a la necesidad de trabajar modelos sostenibles de promoción turística que contribuyan a reducir la brecha entre las zonas de costa e interior y promover un reparto más integral de los visitantes que faciliten mejores niveles de sostenibilidad.