Normalidad en el segundo día de huelga indefinida de los trabajadores de seguridad de Eulen en el Aeropuerto de El Prat, donde apenas hay colas para los pasajeros más allá de las habituales. El refuerzo de la Guardia Civil que comenzó este lunes ha reducido el impacto de la huelga y «ha facilitado que vuelva la normalidad» al aeropuerto, ya que ha garantizado que los vigilantes realicen su trabajo de forma correcta y en el tiempo habitual, según ha dicho la directora del Aeropuerto de Barcelona, Sonia Corrochano.

Los agentes del instituto armado están presentes en los filtros de control de pasajeros y comparten con los empleados de Eulen tareas ejecutivas y no sólo de vigilancia, como solían hacer antes de los paros.  La decisión del Ministerio de Fomento, anunciada el pasado viernes, iba encaminada a asegurar el 90% de los servicios mínimos del servicio y el refuerzo de los controles de seguridad con más agentes de la Guardia Civil ha hecho que desaparezcan las largas colas que han soportado los pasajeros desde los días de paros parciales.

La intervención de los agentes hace presagiar que «la normalidad predominará el resto del verano» en el aeropuerto, ha señalado la directiva en una entrevista en Catalunya Radio, en la que ha pedido a los viajeros que no adelanten la hora de llegada al aeropuerto por temor a las colas.

«Quiero transmitir a los pasajeros que ahora tenemos una situación de normalidad y pedirles que lleguen a la hora en que se abren los mostradores de facturación», ha señalado Corrochano, que ha asegurado que durante esta mañana las colas son de entre 10 y 20 minutos, un tiempo «más que razonable» y que se sitúa «dentro de los estándares europeos», ha dicho.