El aplazamiento de la admisión a trámite de la Ley del referéndum es sólo una de las polémicas que envuelven este miércoles al Parlament de Cataluña. La Mesa de la cámara catalana ha aprobado esta mañana un protocolo de seguridad que impedirá a los agentes de la Guardia Civil o de la Policía entrar en las dependencias del Parlament, después de que los agentes se personaran el pasado mes de julio en el edificio para recabar documentación sobre el caso 3%.

El protocolo interno de actuación ha sido aprobado con los votos a favor de todos los partidos excepto el PP. El nuevo reglamento prohíbe, entre otras cosas, que los agentes vayan encapuchados y armados en el palacio parlamentario y que ni los agentes de la Guardia Civil ni de los Mossos ‘Escuadra podrán acceder al edificio más allá de la planta baja, donde se habilitará un espacio destinado a que los agentes esperen a que la documentación esté lista.

El documento también regula la actuación de los departamentos del Parlament ante los requerimientos de la policía judicial, y establece los límites para preservar el principio de inviolabilidad de la cámara y de sus diputados. Es protocolo responde a una petición que lanzó la CUP a finales de julio, cuando propuso un reglamento para impedir que los agentes de este cuerpo pudieran entrar en la Cámara en búsqueda de información. Según indicó en rueda de prensa la diputada de la CUP Mireia Boya, “la Guardia Civil nunca debería entrar en el Parlament, y si hay peticiones de información de un juez, se les hace esperar en la puerta y se les facilita la documentación requerida, pero nada de escenificaciones de poder en la casa de todos los catalanes, que es el Parlament”.

El protocolo ha sido criticado con vehemencia por el líder del PPC, Xavier García Albiol, quien considera que es una manera “clara” de poner trabas a la policía para realizar investigaciones judiciales. El popular ha cargado contra Cs y PSC por apoyar la redacción del texto. En una comparecencia este miércoles, Albiol censurado que dicho protocolo impida a la Guardia Civil entrar en las dependencias del Parlament de Cataluña “aunque tengan una sentencia judicial”. Así, el líder del PP catalán  ha acusado a ambos partidos de ser “cómplices” de lo que considera una extralimitación por parte de las fuerzas soberanistas.

“¿Qué narices hacen PSC y Cs votando un protocolo que pretende limitar el trabajo de los agentes judiciales y guardia civil para investigar la corrupción del 3% de Cataluña?”, se ha preguntado Albiol. “Quieren ser inmunes”,. “Dejamos en mano de una activista de la ANC como Carme Forcadell la decisión de permitir entrar la Guardia Civil en el Parlament”. El líder del PSC, Miquel Iceta, ha quitado hierro al asunto y ha asegurado que  le “preocupan más los suicidios en la Guardia Civil”, generados en su opinión por “la tensión” en la que trabajan.