El PP piensa ya en el día después del 1 de octubre y pide a la Generalitat que disuelva el Parlament el día después a la consulta y convoque nuevas elecciones. El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha acusado al gobierno de Carles Puigdemont de «ocultismo» después de que la presidenta de la  Cámara catalana, Carme Forcadell, haya retrasado la admisión a trámite de la Ley del referéndum, postergando así la acción del Gobierno de Mariano Rajoy, que había anunciado que interpondría un recurso inmediato en el TC contra la ley de desconexión una vez que la Mesa del Parlament diera luz verde a su puesta en marcha. «Están ocultando la llamada hoja de ruta «, ha reprochado el popular.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, se ha expresado así en una rueda de prensa en Elche (Alicante), tras presidir la reunión del comité de dirección del PP local. Allí ha acusado al Gobierno de Cataluña de ser unos «trileros» por «ocultar» los plazos y pasos a seguir en el proceso secesionista y ha asegurado que en la Generalitat son «conscientes de que el Gobierno no les va a pasar ni una».  Casado ha advertido de que el Gobierno dará una «respuesta inmediata» a la admisión a trámite de la ley de desconexión, y ha vuelto a insistir en la actuación que mantendrá el Ejecutivo, que dará una «respuesta firme y proporcional».

El vicesecretario del PP ha descartado que vayan a utilizarse la fuerza para desactivar el referéndum, y ha reiterado que el ejecutivo actuará «con la Ley y sólo con la Ley», sin caer en el intento de la «victimización y sobreactuación que algunos pretenden para intentar lavar lo que están haciendo, que es llevar a la ruina a la sociedad catalana».

Así, ha apuntado a la falta de garantías que envuelve a esta consulta, sin un mínimo de participación exigido para que sea vinculante, a la vez que ha insistido en que el referéndum «no se va a celebrar», y ha llamado al Gobierno de Puigdemont a disolver el Parlament y convocar elecciones: «El 2 de octubre lo que tiene que pasar es que se disuelva el Parlament y se convoquen elecciones», ha remachado.

Albiol pide dejar entrar a la Guardia Civil en el Parlament

El presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, también ha censurado la actuación de la Generalitat en su camino hacia el 1-O, y ha aprovechado para cargar también contra los partidos de la oposición. En una comparecencia este miércoles, Albiol ha acusado a Ciudadanos y al PSC de votar a favor de un Protocolo que impediría a la Guardia Civil entrar en las dependencias del Parlament de Cataluña «aunque tengan una sentencia judicial». Así, el líder del PP catalán  ha acusado a ambos partidos de ser «cómplices» de lo que considera una extralimitación por parte de las fuerzas soberanistas. «¿Cómo va ser que la Guardia Civil no pueda entrar en el Parlamento?»; se ha preguntado.

El protocolo al que se ha referido el líder popular fue pedido a finales de julio por la CUP para impedir que los agentes de este cuerpo puedan entrar en la Cámara para retirar información. Según indicó en rueda de prensa la diputada de la CUP Mireia Boya, «la Guardia Civil nunca debería entrar en el Parlament, y si hay peticiones de información de un juez, se les hace esperar en la puerta y se les facilita la documentación requerida, pero nada de escenificaciones de poder en la casa de todos los catalanes, que es el Parlament».

El líder del PSC, Miquel Iceta, también ha comparecido este miércoles para advertir de que se opondrán a la ley del referéndum «con todas las herramientas técnicas y jurídicas», y ha presentado un documento en el que justifica su oposición a esta «mal llamada propuesta de ley» porque a su juicio quiere anular «la competencia de los Estatutos y de la Constitución». Sobre el protocolo criticado por Albiol, Iceta ha asegurado que le «preocupan más los suicidios en la Guardia Civil», generados en su opinión por «la tensión» en la que trabajan.