Es una escena habitual tras cada atentado. Las redes sociales habilitan filtros que permiten a sus usuarios modificar sus imágenes de perfil y añadir la bandera del país afectado como particular muestra de solidaridad. Tras los ataques yihadistas del pasado jueves en Barcelona y Cambrils, donde murieron 14 personas y más de 100 resultaron heridas, tanto Facebook como Twitter han continuado con esta dinámica y se han llenado de fotos de perfil con la bandera de España, para lamento de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que ha utilizado sus propias redes para difundir artículos en los que se pide que no se use la bandera de España con este fin, sino la senyera o las distintas versiones de la estelada.

La ANC ha generado la polémica a través de la cuenta de su delegación en Estados Unidos, que enlazó este viernes un artículo del periódico norteamericano Metro titulado Si quieres mostrar solidaridad con Barcelona usa esta bandera, no la española. La cuenta de la entidad independentista enlazaba el artículo entre emoticonos de corazones y se defendía posteriormente de los ataques de los usuarios que consideraban la acción como una utilización política de las víctimas del atentado yihadista.

Entre los que han criticado la publicación de este tweet se encuentra el líder del Partido Popular en Cataluña, Xavier García Albiol, que ha animado a sus seguidores a «sacar sus propias conclusiones sobre la ANC». «Yo contaré hasta diez y por respeto a las víctimas no diré la mía», ha manifestado.

En el referido artículo, firmado por la periodista Kimberly M. Aquilina, el periódico Metro asegura que «tras el ataque del jueves, la bandera de España o sus colores se han usado en edificios gubernamentales y en las redes sociales como muestra de solidaridad, pero Barcelona prefiere otra cosa». A continuación, detalla las posibles alternativas: la senyera, que Madrid utilizó durante la noche del viernes al sábado para alumbrar la Cibeles; o las diferentes versiones de la estelada independentista.

El artículo se atreve posteriormente con una particular interpretación de la historia de Cataluña, según la cual ésta fue «una región independiente de la Península Ibérica con sus propias tradiciones, lenguaje y leyes, que resistió a la implementación del dominio español hasta 1938, cuando Francisco Franco tomó control de la región». «Cuando España recuperó la democracia en 1977, concedió a la región el grado de autonomía, aunque el Tribunal Constitucional de Madrid determinó que Cataluña no debía ser independiente», finaliza la autora.

Metro US es la versión norteamericana del gigante internacional de distribución de periódicos gratuitos Metro International. Se distribuye en las calles de Nueva York desde el 5 de mayo de 2004, y cuenta con ediciones también en Boston y Philadelphia. Actualmente, el editor de Metro Us es el periodista Frank Burgos.