La investigación abierta tras los ataques de Cataluña que se cobraron la vida de quince personas se va a centrar, en esta segunda fase, en la conexión que la célula yihadista desarticulada tenía con el extranjero y en concreto con Francia, Marruecos y Bruselas, según han informado fuentes jurídicas. De hecho, la policía española investiga si el viaje relámpago que los terroristas hicieron a la región de París entre los días 11 y 12 de agosto fue para conseguir detonadores para sus explosivos, un dispositivo que no es fácil de fabricar de forma casera y que resulta necesario para activar las bombas.

Este es uno de los temas que se han tratado en el encuentro convocado este jueves por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu en el que ha participado la cúpula fiscal del organismo así como los mandos de información de los tres cuerpos policiales al frente de la investigación de los ataques de Las Ramblas y Cambrils. Así lo asegura la agencia Efe.

Las fuentes consultadas han hecho hincapié en que la comunicación entre Mossos d’Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil es continua desde el primer momento y que el juez ha delimitado la labor de cada cuerpo quedando ésta perfectamente delimitada y coordinada.

Los Mossos continuarán al frente de las pesquisas dentro de su competencia territorial

El posible viaje a por detonadores es una de las hipótesis que se barajan sobre las motivaciones del viaje a Francia, donde el Audi con el que los terroristas perpetraron el atentado de Cambrils (Tarragona) fue detectado por exceso de velocidad el pasado 12 de agosto. En el vehículo viajaban dos o tres de los terroristas de la célula que atentó en Barcelona y Cambrils (Tarragona)

Así, los Mossos continuarán al frente de las pesquisas dentro de su competencia territorial y Policía Nacional hará lo propio con lo relativo a otras comunidades y con la comunicación con el extranjero, según las mismas fuentes que precisan que aunque la labor de los Mossos hasta el momento ha sido más notoria, la investigación se lleva desde el inicio de la misma entre los tres cuerpos.

La policía investiga si los terroristas viajaron a París a por detonadores

El Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) será el centro fundamental de coordinación y las conclusiones a las que se lleguen derivadas de la investigación que dirige el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional confluirán en este organismo.

Tras una primera parte de la investigación, centrada principalmente en averiguar las identidades de los terroristas de Cataluña y reconstruir los hechos previos y posteriores al atropello mortal de La Rambla y el asalto en Cambrils (Tarragona), se inicia una segunda en la que toma protagonismo el contacto con el exterior y en concreto en tratar de averiguar qué vínculos podrían tener los doce sospechosos con París, Bruselas y Marruecos, para lo que se solicitarán las comisiones rogatorias correspondientes.

Análisis de los resguardos de compra en Riudecanyes

En esta segunda fase también se analizarán con mayor cautela detalles concretos de las pesquisas como los resguardos de compra hallados –algunos de ellos casi calcinados– en la masía de Riudecanyes (Tarragona) y que sirvió de guarida para la célula. Dichos tickets revelan la compra los días 1 y 3 de agosto de 500 litros de acetona así como de material necesario para la confección de artefactos explosivos.

Las mismas fuentes han concretado que hasta el momento los investigadores no han hallado la figura de una persona cercana a los jóvenes de Ripoll que les instruyera en el uso de explosivos –los cuáles almacenaron en el chalet de Alcanar donde se produjo la deflagración con más de un centenar de bombonas de butano– y apuntan al imán de la localidad gerundense Abdelbaki Es Sati como la persona que radicalizó y dinamizó al resto de terroristas, como ya señalaron los cuatro detenidos que declararon el pasado martes en la Audiencia Nacional.

Tras el análisis de estas pesquisas no se descarta practicar nuevas diligencias como futuras detenciones o solicitar la declaración de testigos para esclarecer los detalles de los atentados terroristas.

En el encuentro, que ha tenido lugar este mediodía en el despacho del juez Andreu, han participado el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Jesús Alonso; su ‘número dos’ Miguel Ángel Carballo; el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, que ha asistido en calidad de observador, además de los responsables de información de Policía Nacional, Enrique Barón, Guardia Civil, Pablo Salas y Mossos, Manel Castellví.