El cordobés, el hijo de ‘la Tomasa’, sólo es uno más. Su imagen se ha hecho viral esta semana por protagonizar el vídeo en español donde el Daesh reivindica el atentado de Barcelona y anuncia nuevos ataques en España. Pero, además de Muhammad Yasin, en las filas del grupo terrorista existen más pasaportes españoles dispuestos a recuperar Al Andalus. Las fuerzas de seguridad del Estado estiman en algo más de 200 los ciudadanos españoles que residían en nuestro país y han viajado a Siria e Irak para sumarse a las filas del ISIS. Son el núcleo duro que formaría el frente del yihadismo ‘a la española’ que también comienza a tomar forma en la trastienda oscura de nuestras calles, de nuestros municipios y ciudades y, sobre todo, de nuestras redes sociales.

Se estima que uno de cada cinco hombres y mujeres detenidos en España cuando se disponía a sumarse a las filas del grupo terrorista es español. Esto hace que al igual que Muhammad Yasin, casi medio centenar de ciudadanos nacidos en nuestro país podrían estar integrando ahora las filas de la organización. El resto, hasta los dos centenares, serían ciudadanos que pese a no tener la nacionalidad española -en su mayoría de origen marroquí- sí residen habitualmente en nuestro país. Interior estima en alrededor de una treintena las personas que habrían viajado a Siria o Irak y han regresado a nuestro país o a otros Estados de la Unión Europea, lo que sin duda supone una amenaza innegable.

Interior calcula en 200 los españoles o residentes en España que han viajado a Irak o Siria para unirse al Daesh

Estas cifras nos sitúan lejos de las que registran otros países cercanos, como Francia, donde las fuerzas de seguridad cuantifican en nada menos que 1.700 las personas que habrían salido de sus calles y barrios más extremistas para unirse a la lucha del ISIS en Siria e Irak.

Por el momento, no consta que los detenidos y abatidos durante los atentados de Cataluña de la semana pasada se hubieran formado en campos de entrenamiento del Daesh, aunque no se descartan sus conexiones externas.

727 detenidos desde los atentados del 11-M

El último balance de detenciones y operaciones de lucha contra el terrorismo yihadista hecho por el Ministerio del Interior cifra en 55 los detenidos en lo que va de año a lo largo de las 37 operaciones llevadas a cabo -la cifra de actuaciones más elevada contra este tipo de terrorismo hasta el momento-. Un resultado en sólo ocho meses que refleja que la acción policial este año se ha intensificado en comparación con las llevadas a cabo desde 2004, el punto de inicio dramático que marcó la lucha contra el yihadismo en nuestro país tras los atentados del 11-M. A lo largo de estos trece años en nuestro país se ha detenido a 727 personas sospechosas de formar parte o de colaborar con células yihadistas gracias a 221 operaciones policiales.

Según revela el último informe elaborado por el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, la actividad del yihadismo ha sido irregular si a los datos policiales nos ceñimos. Tras la irrupción con crudeza en 2004 tras las explosiones de los trenes de Atocha, que provocaron 192 muertos, el número de detenciones y operaciones fue descendiendo hasta registrar apenas 8 arrestos en 2012. Con la llegada del ISIS como nueva marca de terrorismo islamista radical, desbancando a Al Qaeda, el repunte ha sido evidente en los últimos cinco años.

En las cárceles españolas cumplen condena 170 presos por delitos vinculados al terrorismo yihadista

Hoy en las cárceles españolas cumplen condena 170 presos por haber cometido delitos relacionados con el yihadismo. ETA, por ejemplo, aún tiene a alrededor de 330 de sus militantes encarcelados. Sin embargo, en el caso del yihadismo se refleja en nuestro país un fenómeno hasta ahora desconocido; menores de edad detenidos por terrorismo. Si en el periodo 2003-2008 tan sólo fue juzgado en España un menor de edad por estar vinculado a este tipo de delitos, el año pasado la justicia juzgó a trece menores.

La cercanía con Marruecos es un factor determinante en la conformación del yihadismo made in spain que se ha instalado en nuestro país. Se trata, junto con los rumanos, de la comunidad de inmigrantes más numerosa y la que más musulmanes aporta a los cerca de dos millones de fieles que profesan esta religión en España. Los detenidos de origen marroquí, pese a representar un porcentaje ínfimo de los casi 800.000 marroquíes que viven en España y que lideran el ránking de cotizantes de la seguridad social, son mayoría, cerca del 65% de los arrestados por yihadismo en España. Esta realidad ha hecho que se refuerce la colaboración policial y de los servicios secretos entre España y Marruecos y que se complemente con la ya sólida colaboración entre España y Francia, uno de los países con niveles de amenaza yihadista más elevada en Europa.

20.000 uniformes desde Valencia al Daesh

Entre las numerosas intervenciones policiales realizadas y que demostrarían la implantación de determinadas células en España destaca la llamada operación Rio llevada a cabo el 7 de febrero de 2016. En ella se desmontó una célula que abastecía de material logístico y armamentístico al ISIS. Actuaba en el levante y fue desmantelada cuando se disponía a enviar a Turquía, y desde allí a Siria, un cargamento de 20.000 uniformes militares para el Daesh. También se le incautó material para la fabricación de explosivos que iba a suministrar a la organización terrorista, así como esculturas y patrimonio procedente de Siria e Irak con el que se disponía a traficar.

Entre la decena de operaciones realizadas en suelo español destacan las destinadas a la captación de combatientes, a la difusión de propaganda. En el 80% de los casos se cree que la captación que se lleva a cabo en suelo español es para las filas del Daesh y el resto para Al Qaeda y otros grupos. Ceuta y Melilla son dos de los puntos más activos y sobre los que mayor vigilancia se lleva a cabo.

El teléfono Stop Radicalismos habilitado por Interior ha recibido en año y medio 3.500 llamadas de posibles procesos de radicalización

Esta amenaza, si bien aún es reducida comparada con otros puntos de Europa, es cada vez más notable en España. Hace un año llevó al Ministerio del Interior a poner en marcha el teléfono ‘Stop Radicalismos’ –Teléfono gratuito: 900 822 066- dependiente del Centro de Coordinación de Información sobre Radicalización, que ha recibido ya alrededor de 3.500 llamadas y ha permitido abrir decenas de líneas de investigación desde su puesta en marcha en diciembre de 2015.

Según el informe del Centro Memorial, que cita datos del Centro de Terrorismo e Insurgencia del Jane’s Information Group, el año pasado la actividad terrorista de carácter islamista se incrementó un 26% en todo el mundo. De los 24.202 atentados terroristas que tiene identificados sólo una sexta parte, 4.236, estuvieron protagonizados por el Estado Islámico con un resultado de 10.807 muertos. De este modo, el ISIS habría protagonizado casi doce atentados cada día a lo largo del mundo con un resultado de cerca de treinta muertos diarios.