El escritor y articulista Gregorio Morán ha sido despedido este lunes por La Vanguardia vía burofax. Morán tenía en este medio su espacio Sabatinas Intempestivas, para el que escribía crónica política desde 1988. El despido llega un mes después de que el rotativo rechazara publicar un artículo especialmente crítico con la deriva independentista de la Generalitat de Cataluña.

El artículo estaba titulado Los medios del Movimiento Nacional y en él, Gregorio Morán criticaba el sistema de subvenciones públicas percibidas por los medios volcados en la causa independentista y donde lanzaba duras críticas a las políticas del Govern. «Estamos en manos de un personal que bordea la ley, y que lo hace con el ánimo de no sólo de incumplirla, sino de imponer la suya, que no es otra que ir a la ruptura y provocar un conflicto no sólo cívico sino violento», señalaba Morán en la columna nunca publicada el pasado julio. El escritor pensaba volver a escribir su columna esta semana, después del descanso estival de agosto, pero el despido ha puesto punto y final a su relación con La Vanguardia.

No es la primera vez que censuran a Morán. Ya le ocurrió con su obra El Cura y los Mandarines, inicialmente destinada a publicarse en el Grupo Planeta. Las críticas que hacía a la Real Academia Española llevó a la editorial a replantearle al autor algunos cambios y, al ser rechazados, se rescindió el contrato de edición. El libro, finalmente, se publicó con la editorial Akal en 2014.