La apuesta era arriesgada y su autor lo sabía. No se equivocó. El videojuego 13 minutes ago, que recrea los momentos previos a la comisión de un atentado por parte de dos miembros de ETA, ha sido retirado de la plataforma ‘Google Play’ que desde el pasado lunes la ofertaba de modo gratuito. En el citado juego se daba la opción al jugador de ponerse en el papel de dos miembros de ETA, de un guardia civil o de su mujer. A lo largo de una sucesión de preguntas que debía responder en función del personaje elegido el juego derivaba hacia un final u otro.

El autor, Alain Xalabarde, afirmó que poder explorar la vivencia de ser “víctima o depredador” era el objetivo de ’13 minutes ago’. Tras conocer la decisión de ‘Google Play’ ha asegurado a El Independiente que la compañía se puso en contacto con él para comunicarle que por indicación de varios usuarios se habían visto obligados a retirar el juego. El argumento esgrimido es la posible vulneración de una “ley local”, lo que obligaba a retirar 13 minutes ago en España. El juego, que sigue ofertándose a nivel internacional, habría actuado así para asegurar el respeto de la Ley de Víctimas del Terrorismo. La suspensión sólo afecta a nuestro país. Google comunicó a Xalabarde que había recibido varios “reports” o denuncias, sin detallarle ni cuántas ni de qué tipo, en relación a 13 minutes ago. La posterior explicación del autor mostrando su rechazo a la decisión y discrepancia por la razón esgrimida no modificó la medida de ‘Google Play’.

Google comunicó que al autor del videojuego que había recibido varios “reports” o denuncias, sin detallarle ni cuántas ni de qué tipo

Xalabarde considera que en este tipo de productos podría ser cuestionable hablar de una vulneración de esta ley. Recuerda que no se trata de una trivialización del terrorismo sino de hacer reflexionar. Teme que en muchos casos las denuncias procedan de personas que ni siquiera han jugado a 13 minutes ago: “Quienes sí lo han hecho me han dicho que no ven enaltecimiento del terrorismo por ningún lado”.

A partir de ahora, el autor, -que reside en Austria, nació en el País Vasco y se crió en Sudáfrica-  intentará traducir el juego al castellano, ya que sólo se oferta en inglés. Además, confía en poder ofrecer el juego en otra plataforma y hacerlo sin que se pueda cuestionar la vulneración de la ley: “Quiero que se pueda jugar en español y dentro de la ley, por supuesto”.

Días después de que Google Play ofertara su juego, Xalabarde había asegurado que con 13 minutes ago, lejos de intentar trivializar un crimen terrorista, su aspiración era hacer reflexionar sobre cómo eran los minutos previos de un atentado para una víctima o un terrorista. En el juego, carente de gráficos y con un fondo gris y una lluvia constante como única recreación, había recibido críticas negativas en la plataforma de Google, razón por la que su autor había invitado a jugar para entender la motivación de su proyecto que en ningún momento contempló como “un juego”: “Evidentemente, no es algo divertido ni lo que esperas de un juego”, afirma.

Concibe este tipo de productos como un elemento más, en este caso bajo el soporte de un videojuego, como nuevas formas de reflexión, “el octavo arte”. Es en este contexto es en el que inserta su trabajo “que permite meditar sobre estos hechos y homenajear a las víctimas”. A lo largo del juego, que se prolonga por espacio de 13  minutos, el jugador debe elegir entre situarse en la piel de Jose, Helene, Eider o Ekaitz. Sin que se muestren recreaciones morbosas, sólo preguntas, serán sus decisiones, sus respuestas las que determinarán el desarrollo de la historia.

Alain no era la primera ocasión en la que abordaba el tema de ETA. Entre sus trabajos figura el guión del largometraje El último roble, ambientada en una Euskadi independiente en 1996 y en la que el terrorismo y la violencia política son determinantes. Para su elaboración Xalabarde había contactado con ex presos de ETA, víctimas del terrorismo y con agentes de la Ertzaintza.