El presidente del Gobieno y líder de PP ha reunido este lunes a su Junta Directiva Nacional ante la que ha cuestionado la «salud moral» de los independentistas, que aprovecharon la manifestación en Barcelona tras los atentados del 17 de agosto para hacer campaña a favor de la secesión mientras los militantes del PP fueron allí «para decir que estaban contra el terrorismo y del lado de las víctimas».

En una intervención abierta a los medios de comunicación, Mariano Rajoy, ha explicado que en la lucha contra el terrorismo yihadista lo que funciona es la unidad, la colaboración de las FSE, la cooperación internacional, poner coto a la financiacion y apoyar a las víctimas del terrorismo.

El jefe del Ejecutivo afirma tajante que «no consentirá» el referéndum

Ha sido la primera andanada contra el proyecto de Carles Puigdemont y los suyos asumido ya por Moncloa que no habrá marcha atrás. Por ello, Rajoy ha reiterado que el Gobierno «no consentirá» el referéndum ilegal independentista que pretende el Ejecutivo de la Generalitat.  Sin  querer adelantar ningún escenario, salvo que actuarán «con proporcionalidad, inteligencia, tranquilidad y firmeza», insiste en que su obligación «es cumplir ya hacer cumplir la ley» frente a los que nunca han querido negociar nada.

Ha señalado en este sentido que el referéndum del 1-O se presentó como «innegociable» desde la Generalitat a sabiendas de que desde Moncloa no se podía permitir una consulta que conculca la soberanía nacional, que reside en el conjunto del pueblo español. También sabían los independentistas «que iban contra la ley y que nadie les iba a apoyar en la Unión Europa ni en ningún otro país».

El secesionismo,  a juicio de Rajoy, ha iniciado «una huida hacia adelante» marcada por las desconfianzas mutuas, en manos de los radicales de la CUP -que se cobraron la «cabeza» de Artur Mas- y con la  ausencia de un liderazgo en Cataluña  que haya sido capaz de rectificar un rumbo que ha servido para dividir a la sociedad catalana.

No habrá nuevo modelo de financiación autonómica sin el apoyo del PSOE

Y porque no todo es Cataluña, también ha pedido el jefe del Ejecutivo un esfuerzo para llegar a un pacto de pensiones y exhortado para que la negociación de nuevo modelo de financiación autonómica no se convierta en un campo de batalla partidario que se use «con fines políticos» y movilizaciones  la calle. Una cosa ha dejado muy clara: «no vamos a aprobar un modelo de financiación sin acuerdo con el PSOE porque no es bueno y porque no podemos».

Además, se ha marcado como horizonte las elecciones locales, autonómicas y europeas de mayo de 2019 para pedir a su partido que vaya pensando en las candidaturas al tiempo que desarrolle actuaciones para fortalecer la unidad de mensaje, la presencia en la sociedad y la coordinación entre ellos.