Los grupos parlamentarios de Junts pel Sí y la CUP han solicitado este martes la convocatoria de un pleno extraordinario monográfico para este viernes 8 de septiembre, como arma para mantener «vías abiertas» si las leyes de desconexión no pueden aprobarse finalmente en el pleno ordinario que arranca este miércoles, y en el que se pretenden validar las principales leyes que conduzcan al referéndum de independencia de Cataluña.

Según avanza La Vanguardia, los grupos piden en su escrito que se produzca un «debate general en el Parlament sobre valoración de la acción política del gobierno actual y previsiones el próximo 8 de septiembre. El registro prevé un guion de temas genéricos como «análisis y valoración de la política actual», «actuaciones del Gobierno de la Generalitat a raíz de los últimos acontecimientos» o «actuaciones previstas por el Gobierno de la Generalitat en relación al Estado español».

Fuentes de ambos grupos parlamentarios citadas por La Vanguardia aseguran que se tratada de «una maniobra para dejar todas las vías abiertas». «Hay que aprobarlo todo, y si no es en el ordinario será en el extraordinario», añaden.

La petición la firman el presidente del grupo parlamentario de Junts pel Sí Lluís Corominas, la portavoz del grupo Marta Rovira, la presidenta del grupo de la CUP Mireia Boya y la portavoz anticapitalista Anna Gabriel.

Según ha confirmado El Independiente, este movimiento podría obedecer a las negociaciones de enmiendas que a esta hora siguen produciéndose entre los grupos soberanistas y los comunes, lo que podría alargar el proceso de votación para dar tiempo al independentismo a alcanzar un acuerdo con el partido surgido a la sombra de Ada Colau.