Agentes de la Guardia Civil han entrado sobre las 14:30 horas en las instalaciones de la imprenta de Constantí (Tarragona) después de dos días vigilando esta empresa, por si se localizase documentación relacionada con el referéndum del 1 de octubre, ya suspendido por el Tribunal Constitucional.

Dos dotaciones de la Guardia Civil han accedido a la imprenta por la puerta de atrás, y han entrado en el interior de la empresa varios agentes que portaban cajas para trasladar documentación u objetos. La Guardia Civil registra la empresa por orden de la fiscalía de Tarragona, han informado a Efe fuentes judiciales.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha confirmado que el Juzgado número 13 de Barcelona no ha emitido ninguna orden judicial para este registro, ni el Juzgado de guardia de Tarragona, que podría actuar comisionado, tiene constancia.

El registro se enmarca en la orden dada por el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, a las fuerzas de seguridad (Guardia Civil, Policía Nacional y Mossos d’Esquadra) para que intervengan cualquier instrumento utilizado para la celebración del referéndum.

Dos agentes de la Guardia Civil han retirado una caja de cartón a las 16:15, aunque el registro puede alargarse durante horas al ser la imprenta Indugraf la más grande de la provincia.

Los agentes, han informado las mismas fuentes, están obteniendo datos de los ordenadores de la empresa, así como de los contadores de las máquinas que contabilizan los trabajos realizados para cotejarlos con las hojas de encargo, una operación que puede prolongarse durante varias horas debido a su complejidad y a las dimensiones de la empresa.

No han incautado nada

Agentes de la Guardia Civil han terminado el registro de la imprenta de Constantí (Tarragona) que podría preparar documentación relacionada con el referéndum del 1 de octubre, suspendido por el Tribunal Constitucional. Según ha informado el abogado de la empresa Indugraf, Tomàs Gilabert, al término del registro, los agentes no se han incautado de nada.

El registro, ordenado por la Fiscalía de Tarragona, ha durado poco más de dos horas y ha consistido en inspeccionar cajas y palés por muestreo, sin entrar en dependencias como despachos de dirección, ha explicado Gilabert. “No han encontrado nada porque no había nada”, ha asegurado el letrado.

La policía judicial ha actuado por orden de la fiscalía de Tarragona para “verificar” la fotografía publicada en un medio digital local de un acta de escrutinio del referéndum y la “inspección” ha sido “exhaustiva”. Gilabert ha asegurado que la empresa “jamás ha recibido un encargo” del “Ayuntamiento de Valls” ni de otros para imprimir material relacionado con el referéndum del 1 de octubre, suspendido por el Tribunal Constitucional.

Los agentes han salido “con la misma caja con la que han entrado”, con los “productos químicos” y otras herramientas que utilizan en este tipo de inspecciones, ha precisado el abogado. La Guardia Civil continúa, no obstante, controlando los dos accesos de la empresa y registra todos los vehículos que salen de la misma, lo que para Gilabert se traduce en “más seguridad”. “La fuerza pública ha hecho lo que debía, comprobar que nadie llevara lo que más tarde sería objeto de una inspección”, ha dicho.