Como estaba previsto, el Consejo de Ministros ha acordado interponer recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Transitoriedad catalana así como contra el aprobado código tributario con el que se quieren sentar las bases de la hacienda en esta comunidad. El ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, ha afirmado, en la línea de la declaración realizada este jueves por el jefe del Ejecutivo, que el Gobierno “no va a actuar como un observador” ante la deriva de los independentistas catalanes, pero tampoco ha avanzado más respecto a  si Mariano Rajoy se plantea otras medidas al margen de la vía judicial.

La ley de transitoriedad supone “la ruptura total y absoluta contra el orden establecido”, ha dicho sin dejar de destacar que como pretendida “norma suprema” del futuro estado catalán “nos soprende que no recoja  el derecho a decidir que parece que sí tiene que estar a nivel estatal”.

El Gobieno califica de “inaudita” la actuación de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, por actuar “a fávor de los diputados que defendían posiciones secesionistas”, lo que es una muestra de la “descomposición política e institucional de Cataluña, donde una exigua mayoría parlamentaria quiere imponer un proyecto inconstitucional”. La sesión de este miércoles y jueves “carecía de garantías legales y democráticas” y así lo acreditaron el letrado de las  el secretario  general y el consejo de garantías estatutarias.

Moncloa entiende que la crisis se encuentra en un “punto álgido” de desafio al Estado de Derecho, a la Constitución y al Estatuto. Y desde que la Generalitat inició su deriva, el Gobierno, ha afirmado Méndez de Vigo, “ha venido defendiendo los derechos y libertades de todos  los ciudadanos, de todos los catalanes, y no solo de los secesionistas”. Todo ello sin dejar de apelar a que todo estado democrático “tiene el derecho a defenderse” desde la moderación y la proporcionalidad con el objetivo de limitar los daños.

El ministro ha querido ponderar el clima de diálogo y colaboración con PSOE y Ciudadanos, con cuyos respectivos líderes, Pedro Sánchez y Albert Rivera, se reunió Rajoy esta semana. Ha explicado que el jefe del Ejecutivo tiene su apoyo para dotarse de las medidas legales “necesarias” en defensa de la Constitución y de la democracia, aunque no ha concretado , a preguntas de los informadores, si los socialistas apoyarían la aplicación de las medidas que faculta el artículo 155 de la Constitución, esto es, la asunción temporal de competencias autonómicas, que no gusta al PSOE.

Asimismo ha soslayado la inexistencia de una foto a tres, Rajoy-Sánchez-Rivera, poniendo el acento en que no le constan reticencias del líder socialista a esa imagen conjunta y que lo destacable “es que se esta en contacto con todos y de acuerdo”.  Y es en ese marco de “diálogo permanente” en el que el presidente “propondrá las medidas que en cada momento considere necesarias, proporcionadas y en defensa de los catalanes”, todo ello “sin renunciar a nada”.

Asimismo ha agradecido el apoyo europeo e internacional recibido. El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha recordado que cualquier actuación contra las constituciones de los países de la UE coloca a su promotores fuera de la Unión.

Ha hecho Mendez de Vigo un llamamiento al respecto a la ley para “instaurar la conciencia cívica” al tiempo que ha apelado a la tradicional moderación de la sociedad catalana para que no se produzcan altercados o actos de violencia callejera, una vez que la CUP ha convocado a ocupar las calles pRa ejercer presión no solo sobre el ejecutivo sino sobre los socios parlamentarios de Junts pel  Sí

Con la actuación del TC y de la Fiscalía, que ha apercibido a todos aquellos que osen participar en la preparación de la consulta del 1-O, Moncloa considera cubierta, de momento, la respuesta al desafío catalán a la espera de los siguientes episodios. El próximo tendrá como telón de fondo la celebración de la Diada, el lunes 11, que pretenden los independentistas multitudinaria tras el descenso de participación del año pasado.

En todo caso, el Gobierno “ha previsto todos los escenarios posibles. Tiene capacidad de actuación y seguirá haciéndolo con proporcionalidad, solidez y firmeza, según Mendez de Vigo.