La Fiscalía General del Estado considera “absolutamente necesario” que se incremente el número de fiscales especializados en la investigación del terrorismo yihadista, una de las parcelas de trabajo más importante en la Audiencia Nacional desde la irrupción del Estado Islámico en junio de 2014 y al que le corresponde la autoría de la masacre de Barcelona del pasado 17 de agosto.

Ésta es una de las reivindicaciones que contiene la memoria que el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, entregó este lunes al Rey y en la que se detalla de forma pormenorizada la actividad desarrollada por el Ministerio Público durante 2016. Las investigaciones por terrorismo yihadista representan ya el 40% de todos los casos incoados en la Audiencia Nacional, casi el doble que el año anterior (22%).

“Parece evidente que si la lucha contra el terrorismo yihadista ha obligado a reforzar e incrementar de manera significativa los servicios antiterroristas (tanto policiales como de inteligencia) es absolutamente necesario, por idénticas razones, potenciar los recursos humanos y las capacidades del sistema judicial y, en particular, en lo que se refiere a nuestra institución, incrementar los efectivos de la Fiscalía de la Audiencia Nacional para disponer de más fiscales especializados y dedicados a la investigación de estos delitos, algo que no se ha producido en los últimos años pese a las reiteradas manifestaciones públicas en este sentido que han vinculado la creación de nuevas plazas en la plantilla orgánica del Ministerio Público con el reforzamiento de la lucha contra el yihadismo”, expone la memoria. Y añade: “Esperemos que dichos deseos a lo largo del año judicial que tenemos abierto se conviertan en realidad”.

La plantilla de la Fiscalía de la Audiencia Nacional cuenta en la actualidad con 17 efectivos y ya se ha reclamado que se eleve hasta los 21, dado al abundante número de casos abiertos en los últimos años. De momento, la petición sigue sin atenderse.

Las investigaciones por yihadismo suponen ya 4 de cada 10 casos abiertos por la Audiencia Nacional

La Fiscalía General del Estado recuerda que se trata de investigaciones “complejas y de una enorme dificultad técnico-jurídica” debido a la naturaleza de las actividades (integración, colaboración con grupos terroristas, radicalización, reclutamiento, adiestramiento, prestación de la logística, cobertura, apoyo y financiación), los medios empleados para su ejecución (redes sociales) y por la necesidad de obtener indicios a través de diferentes medios de prueba de naturaleza personal (testigos protegidos, confidentes, agentes encubiertos virtuales…) y mediante el acceso a las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación.

La institución que dirige José Manuel Maza reconoce que la evolución del fenómeno terrorista ha obligado a replantear las prioridades y a “reorientar” las funciones de investigación criminal. En este sentido, la memoria llama la atención sobre el hecho de que, por primera vez, las investigaciones por terrorismo yihadista han superado a las relacionadas con ETA y su entorno. Más de la mitad de las investigaciones por terrorismo están relacionadas con el yihadismo.

Durante el pasado año, según los datos del Ministerio Público, los operativos desplegados por los cuerpos policiales se saldaron con 70 detenidos y la Audiencia Nacional celebró 11 juicios, que terminaron con 24 condenados. El número de presos que albergaban las cárceles españolas por delitos relacionados con yihadismo ascendía a 104 al cierre de 2016.

Las investigaciones por terrorismo yihadista superaron en 2016 por primera vez a las de ETA

La Fiscalía General considera que la matanza del 11-M (2004) “sigue siendo una inagotable fuente de aprendizaje” y ha contribuido a que España sea uno de los países “líderes” en la lucha contra el terrorismo yihadista. “También desde la Justicia miramos al futuro con la vista puesta en las lecciones aprendidas. Tuvieron que pasar muchos años hasta que se rompió la inercia de percibir las investigaciones antiyihadistas como ajenas a nuestra seguridad a diferencia de lo que ocurría con el terrorismo de ETA. Pero, y de forma dramática, adquirimos conciencia del problema”, argumenta.

El Ministerio Fiscal considera que la peligrosidad de este fenómeno es su capacidad de extender la ideología “a miles de seguidores”, siendo el reto principal de los servicios judiciales, policiales y de Inteligencia el de neutralizarlo a fin de evitar que “un ejército de hombres y mujeres” pongan “sus mentes y cuerpos a disposición de la ‘causa’ a través de canales sencillos y amplios: las redes sociales”.

Coordinación y protección de testigos

Para hacer frente de manera eficaz a la amenaza que supone hoy el terrorismo yihadista, el Ministerio Fiscal considera imprescindible no sólo disponer de los recursos humanos necesarios sino también un “trabajo coordinado” entre el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos d’Esquadra y la Ertzaintza.

También requiere, en opinión, de la Fiscalía General del Estado, una nueva ley de protección de testigos al haber quedado “obsoleta” la actual. Ésta está en vigor desde el 25 de diciembre de 1994.