A más de tres semanas para el referéndum del 1 de octubre, ya han comenzado a votar los primeros catalanes residentes en el extranjero para el referéndum del 1-O. La página web habilitada por la Generalitat para la organización del referéndum no aclara los detalles exactos de este trámite, y apunta a que los solicitantes recibirán un email con más información. Sí especifíca que el voto está permitido para aquellos que tengan la “condición política de catalán” que residan en el exterior y estén inscritos en CERA, el registro de catalanes ausentes.

De esta forma, cada votante recibe un link donde se puede descargar la papeleta del voto, que tendrá que ser impresa en los domicilios particulares. Por temor al boicot de la empresa pública de Correos, la Generalitat da a cada usuario una dirección de alguna de las distintas sedes en países extranjeros. Esto va en caminado a que el votante no envíe su voto al territorio nacional. Para evitar que los votos caigan en manos de Correos, el recuento de la consulta se realizará en las delegaciones en el extranjero.

Algunas usuarios de Twitter ya han volcado sus experiencias en la red social, en las que en algunos casos explicaban todo el proceso. En estos mensajes explicaba el proceder para el envío del voto. Los inscritos reciben un email de la Generalitat en el que que ofrece la posibilidad de votar en el referéndum. En el caso de que el usuario esté interesado, este escrito enlaza a una página en la que debe introducir las credenciales para comprobar su identidad. En este punto, quienes lo deseen recibirán las instrucciones y la documentación para hacer efectivo su voto, que incluirá un documento con un código BQ de identificación personal y la papeleta del voto; todos estos documentos tendrán que imprimirse en impresora doméstica y ser enviados a la delegación.

En ciudades como Bruselas o Londres, una de las direcciones para el envío de voto es la delegación del gobierno de la Generalitat en el exterior, sedes dirigidas por Raül Romeva, el ministro de Exteriores nombrado por el gobierno de Carles Puigdemont.