El conselleiro gallego de Cultura e Educación, Román Rodríguez, ha considerado que “expropiar o comprar” el pazo de Meirás significa que Galicia “estaría transfiriendo una serie de recursos importantes” a la familia de Franco, a lo que la Xunta, con Alberto Núñez Feijóo al frente, se opone.

Rodríguez ha proclamado que Galicia “no está para dar dinero a la familia Franco”, por lo que ha vuelto a rechazar la expropiación del Pazo de Meirás. Al tiempo, ha esgrimido que ni él ni el PP tienen una “deuda moral ni política” con la Fundación Francisco Franco, que gestiona y ha cancelado las visitas a este Bien de Interés Cultural (BIC).

Franco no fusiló a nadie ni dictó ninguna condena de muerte”

En una entrevista con la Radio Galega, el conselleiro ha calificado de desafortunadas las declaraciones vertidas por la Fundación, que defendió frente a las peticiones de ilegalización, que “Franco no fusiló a nadie ni dictó ninguna condena de muerte”.

“Ni yo ni el PP tenemos deuda moral ni política con la Fundación Franco“, ha esgrimido, antes de insistir en que sería “bueno” que los herederos del dictador donasen el Pazo de Meirás para “reconciliarse” con la sociedad gallega.

Finalmente, el titular de Cultura, que ha multado con 4.500 euros a la Fundación por impedir las visitas al inmueble, ha concluido que “declarar ilegal” una entidad, sea ésta u otra, es “una competencia de ámbito judicial”.