El grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado la autoría del atentado perpetrado este viernes en el metro de Londres y que ha dejado al menos 29 heridos, según un comunicado difundido por la agencia de noticias Amaq, vinculada a la organización yihadista.

Un artefacto casero ha estallado en la estación de Parsons Green, en la zona suroeste de la capital, presuntamente tras ser colocada por una persona que se ha dado a la fuga. Las autoridades no han identificado de momento a ningún sospechoso y han pedido la colaboración ciudadana. Según Estado Islámico, el ataque es obra de un «destacamento» del grupo, ha informado el portal de seguimiento de información terrorista SITE.

Como reacción inmediata, el gobierno del Reino Unido ha aumentado el nivel de alerta a «crítico», con el cual asumen que la comisión de un atentado podría ser «inminente».

La Policía Metropolitana había informado durante el día de que investigaba como «incidente terrorista» la explosión de una «bomba casera» que ha dejado 29 heridos este viernes por la mañana en la estación de Parsons Green, en el suroeste de Londres. La bomba, que no ha llegado a detonar por completo, estaba hecha para causar «daños significativos», según la primera ministra británica, Theresa May.

El estallido se ha producido en un tren a las 08.15 hora local, y según han asegurado varios testigos, las víctimas tienen heridas por quemaduras en la cara tras la explosión de una caja blanca. La policía ha desactivado una segunda bomba en la misma línea de metro, según el Daily Mail.

Scotland Yard ha confirmado que se trata de un artefacto manual y que la investigación no está cerrada. La Policía metropolitana está llevando a cabo una investigación sobre el suceso, con apoyo de la lucha antiterrorista británica y de los servicios de inteligencia.

La Policía ha detenido a un hombre armado con un cuchillo cerca de la localidad de Birmingham, en el centro de Inglaterra, según ha informado el diario Birmingham Mail. La detención ha tenido lugar en la calle New, cerca de la estación de trenes con el mismo nombre, en torno a las 14.00 horas.

El subcomisario de la Policía Metropolitana, Mark Rowley, ha informado en rueda de prensa de que se va a reforzar la presencia de policía en los medios de transporte de Londres. Este es el quinto atentado terrorista que ha tenido lugar en Reino Unido este año. Se trata del único, hasta el momento, sin víctimas mortales. En los pasados cuatro atentados fallecieron 36 personas, según informa la BBC.