Enrique José Finch Ramos, el ex alto directivo del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) en Córdoba detenido en noviembre de 2014 en el marco de la Operación Madeja-Enredadera acusado de embolsarse mordidas millonarias, ha sido despedido de la empresa pública por segunda vez. Su primer despido tuvo lugar en 2015, pero el Juzgado de lo Social 1 de Córdoba obligó a readmitir a Finch al no existir todavía una sentencia firme.

«Actualmente, esta sentencia [la readmisión a la que obligó el juzgado de lo Social hace dos años] se encuentra recurrida al Tribunal Supremo», ha confirmado un portavoz de Adif a El Independiente. La fuente oficial señala que el ex alto cargo ha sido cesado de nuevo ante «el avance de las investigaciones», las cuales han arrojado «nuevas informaciones que permitieron a Adif proceder a despedirle nuevamente en 2016, situación en la que se encuentra en la actualidad». Es decir, fue destituido el año pasado pero la noticia no había trascendido.

En 2015 Finch fue degradado y despedido, pero un Juzgado de lo Social obligó a readmitirle

El titular del Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional, José de la Mata, dio por terminada el pasado 20 de julio la instrucción de esta pieza del caso Enredadera al encontrar indicios «suficientes» para continuar el proceso por el cauce del procedimiento abreviado, dándole a las acusaciones un plazo de 20 días para que presentaran escrito de acusación o solicitaran el sobreseimiento de la causa. De la Mata ha procesado en esta rama a 10 funcionarios de Adif (cuatro de ellos ya jubilados además del cesado Finch) por el presunto cobro de comisiones ilegales a cambio de la adjudicación de contratos a la empresa sevillana Fitonovo SL y a cinco empresarios como cooperadores.

En el caso concreto de Finch Ramos, el instructor cifra en 1.035.608 euros las «dádivas» que habría recibido por favorecer a Fitonovo «en la contratación, elaboración de informes técnicos y en la ejecución de los contratos» entre el 14 de octubre de 2003 y el 26 de junio de 2012. La empresa también habría corrido con el pago durante varios semestres de los seguros de dos vehículos -un Volkswagen Golf y un Jeep Gran Cherokee- que el funcionario de Adif le había comprado a Fitonovo.

Las «dádivas» a Finch ascendían a más de un millón de euros además de dos coches de lujo

«Finch Ramos se concertó con representantes de Fitonovo para obtener un porcentaje fijo (aparentemente un 4%) de los contratos que adjudicaba a Fitonovo, lo que implicaba que los presupuestos presentados a las licitaciones y, una vez en ejecución, las facturas cursadas para justificar los contratos, incluyeran distintos sobreprecios para conseguir esquilmar todavía más fondos públicos, que se entregarían al funcionario público como comisión por su participación en el proceso», detalla De la Mata en el auto.

Esa actuación, en opinión del magistrado, encaja indiciariamente con la comisión de cinco delitos: prevaricación, cohecho, fraude a las administraciones públicas, falsedad en documento mercantil y malversación de caudales públicos. Y toda esa carga de acusaciones ha sido probablemente la que haya movido a Adif a insistir en el despido de Finch.

De los diez imputados de Adif en la trama, cuatro se han jubilado y Finch ha sido destituido

El 13 de noviembre de 2014, la entonces titular del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, dictó auto de prisión preventiva para Enrique José Finch, que pudo abandonar la cárcel tras depositar la fianza de 250.000 euros que le había impuesto la magistrada. Desde entonces el ex alto cargo de la empresa estatal -máximo responsable de Adif en Córdoba- había sido degradado de su puesto, despedido, readmitido por orden judicial (recurrida por Adif) y finalmente cesado. En el primer despido, Adif reconoció que no había «quedado más remedio que readmitirlo de modo provisional» en espera de una sentencia firme, según publicó Vozpópuli.

Siempre según Adif, de los diez directivos imputados en Madeja-Enredadera que ejercían en el administrador de infraestructuras, solo continúan cinco en la empresa. Además del mencionado Finch, otros cuatro (Miguel Ángel Muñoz Tejero, Antonio Rodríguez Jurado, José Antonio García Pascual y Francisco Diego Cónsul Félix) se habrían jubilado. Siguen en Adif  José Guijarro Mata, Pedro Martínez Padrón, Luis Mata Rodríguez, Juan Carlos Martínez Cantón y José Romero Cirera. A todos ellos les espera el juicio.