El vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Oriol Junqueras, ha afirmado este miércoles que las detenciones y los registros practicados por la Guardia Civil en sedes del Govern, incluido el departamento que él dirige, son un “ataque a las instituciones de este país y, por tanto, a los ciudadanos”, concluyendo con un “no lo permitiremos”.

Agentes de la Guardia Civil se personaban a primera hora de la mañana de este miércoles en la sede de la consellería de Economía de la Generalitat, en busca de documentación relacionada con el referéndum de independencia convocado el 1 de octubre.

En el marco de esa operación los agentes han detenido a hasta 12 miembros de la cúpula de Economía y Hacienda, incluyendo el secretario general del departamento de Economía, Josep María Jové, o el secretario de Economía, Pere Aragonés. En total se han practicado nueve registros en diferentes sedes.

Las reacciones desde el entorno soberanista han sido rápidas. El portavoz del PDeCat, Carles Campuzano, se ha apresurado a anunciar que su partido se está planteando “su continuidad” en el Congreso de los Diputados ante el “atropello” del Estado en Cataluña.

“Rajoy y el fiscal general del Estado no son conscientes de las profundas heridas que va a producir este intento de humillación de la sociedad catalana por parte del Estado”, ha dicho Campuzano, según recoge Efe. En cualquier caso no ha aclarado si esta eventual retirada de la cámara sería total o temporal, aunque sí ha garantizado que cumplirán sus obligaciones parlamentarias.

Protestas ante la consellería

Varios centenares de personas y personalidades del movimiento independentista se han concentrado ante la sede de la consellería de Economía en protesta por los registros efectuados por la Guardia Civil.

La concentración ha comenzado antes de las nueve de la mañana, cuando centenares de personas se han movilizado delante del departamento de Economía, en Barcelona, donde han protestado con gritos de “Votaremos” y consignas de “Que lo vea toda Europa”, acompañadas de cantos del himno catalán y pancartas a favor de la democracia.

En primera línea de la concentración se han reunido políticos como el diputado de ERC en el Congreso, Joan Tardà, el líder de Podem, Albano Dante Fachin, los diputados de Junts Pel Sí Lluís Llach, Antoni Castellà, y Assumpció Laïlla, y la secretaria primera del Parlament, Anna Simó, acompañados de los presidentes de la ANC, Jordi Sánchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart.

Tardà ha hablado ante los manifestantes, a los que ha pedido “no caer en la provocación” y les ha instado a llevar a cabo una “protesta contundente, pero pacífica y cívica”, y ha afirmado que las fuerzas independentistas “ganarán” porque son “demócratas”.

“Un escándalo democrático”

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha afirmado que las actuaciones de la Guardia Civil suponen “un escándalo democrático” y ha pedido “defender las instituciones catalanas” a través de un mensaje en su perfil oficial de Twitter.

La primera edil de la Ciudad Condal también ha afirmado, en una entrevista en el programa Espejo Público, que “la ciudadanía se va a movilizar” y que su deber es “facilitar que el que lo quiera hacer lo haga de manera segura”. En relación con el referéndum, Colau sí que ha señalado que tiene “que garantizar la seguridad de los funcionarios” del Ayuntamiento que preside.

Por su parte, el conseller de Territorio, Josep Rull, ha denunciado un “estado de sitio y represión sin matices”. También en su cuenta de Twitter, la consellera de Trabajo, Dolors Bassas, ha informado de que la Guardia Civil ha entrado en su departamento: “Estamos en un estado de sitio, vergonzoso. Votaremos”, ha añadido.

El portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Xavier Domenech, ya ha anunciado que su partido participará en movilizaciones contra “el ataque” del Gobierno central en Cataluña. Domenech ha apuntado a que tanto él como sus diputados están planteándose abandonar el Congreso para viajar a Madrid, tal y como han hecho los parlamentarios de ERC y de PDeCat, porque ahora hay que estar “unidos”.

“Esto ya no va de independentistas y no independentistas, o de federalistas o nacionalistas sino de una mayoría que quiere la autodeterminación”, y ha denunciado que se están “vulnerando derechos y libertades”, ha dicho.