Los Mossos d’Esquadra acatarán las órdenes de la Fiscalía en relación con el referéndum del 1 de octubre, pero no «comparten» que el Ministerio del Interior «tutele» a sus agentes. Así se lo ha hecho saber la jefatura de la policía autonómica a sus agentes en una comunicación interna, horas después de conocerse que será el coronel de la Guardia Civil el que esté ahora al mando de todos las operaciones relacionadas con la consulta soberanista.

En un documento de ocho puntos, al que ha tenido acceso el diario El Mundo, se especifica que en la reunión mantenida en la mañana de este sábado, el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, ha asegurado que el cuerpo «cumplirá órdenes, pero no comparte que una parte de su actividad sea ordenada y tutelada por un órgano que depende del Ministerio del Interior».

Este mensaje contradice al que ya había expresado el conseller de Interior del Govern, Joaquim Forn, que ha sido más duro y ha afirmado que la Generalitat «no acepta la coordinación del representante del estado español». Tanto Forn como Trapero están estudiando medidas judiciales en relación con la decisión de la Fiscalía, según afirma el diario.

En el documento no se especifica que deben hacer los Mossos si reciben una orden directa del mando único de la Guardia Civil, pero sí insisten en que el cuerpo «mantendrá las competencias que le son propias» y recuerdan que «a lo largo de su historia» han mostrado un «respeto escrupuloso a las órdenes que les han llegado de jueces, tribunales y el ministerio fiscal».