«Me gustaría que España siguiera unida», ha afirmado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en presencia de Mariano Rajoy con quien ha compartido rueda de prensa tras una reunión de trabajo y un almuerzo en la Casa Blanca en el que ha sido su primer encuentro oficial. Había una enorme expectación en torno al apoyo que Trump podría dispensar a la posición del Estado ante el conflicto catalán, más habida cuenta de que es el mismo que aplaudió, por ejemplo, el Brexit, y muestra simpatía por todos los movimientos nacionalistas que debilitan a la Unión Europea.

Pero Trump siguió un comedido guión a pesar de algunos comentarios como que esto era «algo que lleva ocurriendo siglos» o que daba por bueno que «el presidente dice que no van a votar, pero la gente se va a oponer a ello», en una expresión que ha alimentado al independentismo, dispuesto a aprovechar todo. Pero volvió a la ortodoxia al reiterar que «lo que quiero es una España unida» y que eso «lo dice alguien que tiene un gran respeto por su presidente y por su país». En definitiva, entiende el mandatario estadounidense que «sería una tontería» que Cataluña no siguiera formando parte de España, que calificó de «gran e histórico país».

Trump se ha vuelto a solidarizar con España por los atentados de Barcelona y Cambrils

Sobre su relación con España ha querido añadir que ambas naciones «son grandes amigas. Nuestro comercio data de años atrás, nuestros museos albergan grandes obras de arte español y contribuimos a su arquitectura, a su cine…». No ha olvidado hacer referencia a los crueles atentados en Barcelona y Cambrils. «En nombre del pueblo estadounidense quiero expresar nuestro apoyo a todos aquellos afectados por el vil ataque terrorista del pasado mes de agosto», ha asegurado. «EEUU agradece mucho su colaboración para acabar con el terrorismo y al pueblo español por recibir a nuestros militares en las bases que tenemos en España. Quiero asegurar al pueblo de España que América está con vosotros».

Con este apoyo, a apenas seis días del 1-O, la delegación española se da por satisfecha. Vuelve con la sensación de misión cumplida, sobre todo después de cancelar la presencia de Rajoy en la cumbre de jefes de estado y de gobierno del día 28 en Tallin (Estonia), lo que le impedía presidir el Consejo de Ministros del próximo día 29. No es que esté previsto, al menos a día de hoy, aprobar ninguna nueva medida para frenar el órdago de los independentistas, pero resultaba extraña su ausencia de España casi en vísperas del 1-O.

Dice Rajoy que el domingo habrá en Cataluña «alboroto y ruido»

Rajoy también ha aprovechado la misma rueda de prensa para hacer algo de pedagogía ante una prensa internacional dividida por los acontecimientos en Cataluña. Ha exhortado de nuevo a la Generalitat y a los partidos que promueven la consulta ilegal que seria «un disparate» proseguir con sus planes.

Cree que el presidente del Gobierno que el próximo domingo habrá en Cataluña «alboroto y ruido, pero no un referéndum valido y con garantías». Por ello, ha apelado al sentido común para dejar de generar «división y tensiones». Espera Rajoy que mas pronto que tarde «se produzca el paso a aúna nueva etapa» donde imperen «el diálogo y la ley», sin más concreciones.

Coincidencia sobre Venezuela y Corea del Norte

Por lo demás, ha habido bastante sintonía entre ambos mandatarios a la hora de abordar asuntos como la lucha contra el terrorismo yihadista, la amenaza que supone Corea del Norte o la deriva totalitaria del régimen bolivariano de Nicolás Maduro, que son los asuntos que interesan de verdad a la administración Trump.

Es presidente estadounidense ha dado las gracias a España «por apoyarnos contra el régimen norcoreano y expulsar al embajador de este país que se encontraba en su país», así como por la ayuda de nuestro gobierno a los venezolanos que «buscan la libertad». «Señor presidente estoy deseando trabajar con usted para construir este futuro de prosperidad», ha concluido antes de la intervención de Rajoy.

Por su parte, éste ha respondido poniendo en valor que Estados Unidos «es un gran socio con el que compartimos valores. Nuestras relaciones han sido excelentes y tenemos que seguir trabajando para que se intensifiquen más, sobre todo, en el ámbito económico», ha asegurado. Mision cumplida.