La escena tiene lugar mientras un grupo de escolares cuelga unos carteles a favor de la votación en el referéndum de autodeterminación con la leyenda ‘Votem per ser lliures’. Una mujer graba esta reveladora conversación que pone de manifiesto cómo el separatismo cala desde la infancia en Cataluña:

PREGUNTA.-¿Ustedes sabéis lo que significa esto?
RESPUESTA.-Queremos votar para ser libres, para ser independientes.

P.-¿Pero sabéis lo que significa eso?
R.-Independientes, sí

P.-Es una fiesta, ¿no?
R.-Bueno, fiesta… [Es] como decirle a Rajoy que queremos ser como un país.

P.-¿Te lo han dicho en el colegio?
R.-No, mis padres.

P.-¿Cuántos años tienes tú?
R.-Nueve.

P.-Entonces queréis ser libres. ¿Vais a votar vosotras también?
R.-No, es para mayores de edad.

P.-Y si pudiérais, ¿qué votaríais?
R.-El ‘sí’.

P.-¿El ‘sí’ a qué?
R.-A la independencia.

P.-¿Sabéis qué es la independencia?
R.-No estar manipulado por otros, ser más libres… ¿No?

P.-No sé. Estoy preguntando si lo sabéis. Estáis votando algo…

En este contexto, la Fiscalía General del Estado ha tomado cartas respecto a la participación de menores en actos vinculados al 1-O. La Unidad Coordinadora de Menores del Ministerio Público ha ordenado a los fiscales de menores en las cuatro provincias catalanas que investiguen la posible asistencia de escolares a manifestaciones o concentraciones en favor del referéndum en horario lectivo para evitar «situaciones de riesgo» para los jóvenes.

En un oficio remitido este miércoles a los fiscales jefe y fiscales delegados de Menores de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona, Javier Huete Nogueras -fiscal de Sala Coordinador de Menores de la Fiscalía General- actúa tras tener conocimiento de que menores catalanes «en periodo de enseñanza obligatoria» están pidiendo autorización en sus centros educativos «para no asistir a las actividades lectivas con el fin de participar en concentraciones o manifestaciones».

Por ello, Huete insta a los fiscales de Menores en Cataluña que haga «un seguimiento individualizado de cada caso» e incoe expediente de riesgo, al tiempo que le insta a que requiera a la Consejería de Educación de la Generalitat para que recuerde a los centros de enseñanza que, «incluso cuando cuenten con la autorización de los padres, y con mayor razón aún si no consta la misma, la comunicación de la asistencia de menores a concentraciones o menores».

Nota de un colegio de Cataluña enviada a los padres de los alumnos.

Nota de un colegio de Cataluña enviada a los padres de los alumnos. EL INDEPENDIENTE

En este sentido, el fiscal recuerda que ello «no exime» al Gobierno de Puigdemont de sus obligaciones en materia de custodia de menores y que tampoco esa comunicación libra a los padres y centros educativos de la responsabilidad civil por los eventuales daños materiales o personales que los escolares pudieran provocar por su participación en los actos vinculados al referéndum de autodeterminación de este domingo.

Educación pide depurar responsabilidades

Por su parte, el Ministerio de Educación ha requerido al departamento de Enseñanza de la Generalitat para que «depure responsabilidades entre los responsables» de los actos de apoyo al 1-O realizados en varios centros escolares en horario lectivo y sin previa autorización de los padres, ni comunicación al director.

Fuentes de Educación han informado a Efe de que este requerimiento a la consejera de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña, Clara Ponsatí, se produce tras haber tenido conocimiento por los medios de comunicación de que algunos profesores habían dado consignas a estudiantes para que fueran a manifestarse delante de edificios públicos.

«Al amparo de lo establecido en el artículo 44 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, Reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa, se requiere al Departamento de Enseñanza de la Generalidad de Cataluña para que proceda a restaurar los derechos conculcados y depure responsabilidades entre los responsables», se indica en el requerimiento.