A Miguel del Arco el Premio Nacional de Teatro 2017 le ha pillado trabajando. Ni se lo esperaba. Estaba con el equipo de Ensayo, la obra de Pascal Rambert que Kamikaze Teatro representa en el Pavón desde el pasado 12 de septiembre. «Si te digo la verdad, he subido un momento al taller de danza de Carlota Ferrer y de pronto ha venido Jordi gritando. Yo pensaba que había pasado algo malo, pero no. Cuando me han dicho lo del premio no me lo podía creer. He cogido mi teléfono y allí tenía el mensaje del ministro felicitándonos».

«Estamos ilusionadísimos, no nos lo esperábamos para nada y ahora sólo queda celebrarlo entre llamada y llamada». La verdad que Ensayo tiene a la compañía totalmente absorbida. «Es un montaje muy complicado que se fundamenta en la línea editorial del teatro puro. Pascal Rambert está muy implicado en esta obra que provoca en escena infinitas reacciones con consecuencias inesperadas. Momentos de teatro de una intensidad fuera de lo común. Está ya en escena, pero seguimos trabajando».

Estamos ilusionadísimos, no nos lo esperábamos para nada y ahora sólo queda celebrarlo entre llamada y llamada»

El Ministerio de Cultura, Educación y Deportes ha concedido el Premio Nacional de Teatro 2017 a Kamikaze Teatro. El jurado ha concedido este galardón a la compañía liderada por Miguel del Arco» por la puesta en marcha de un proyecto colectivo en el que se desarrollan con excelencia las diversas ramas de la creación escénica: dirección, dramaturgia, producción e interpretación». El jurado también ha resaltado «la valentía de sus propuestas y la adhesión de un público fiel que respalda este proyecto único en el panorama actual de nuestro teatro».

Kamikaze Teatro es un proyecto coral que surgió en 2016 de la mano de Miguel del Arco e Israel Elejalde en la dirección artística y que cuenta con Aitor Tejada y Jordi Buxó a la cabeza de su gestión. Bajo el lema Un teatro más allá de la función, el proyecto Kamikaze aúna entretenimiento, reflexión, diálogo y transformación con la vocación de ofrecer una mirada contemporánea en la que cualquiera pueda verse reflejado.

La mayoría de los montajes de Kamikaze han pasado por el escenario del Teatro Pavón entre todos destacan obras como La función por hacer, Juicio a una zorra, Misántropo, Antígona o Hamlet (ésta última en coproducción con la Compañía Nacional de Teatro Clásico), todos ellos con dirección y versión de Miguel del Arco. Incombustible, Del Arco además de dirigir teatro se ha atrevido a ponerse detrás de una cámara. El año pasado debutó en la dirección de cine con Las furias, una tragicomedia sobre la familia, la palabra y el amor que cuenta con un reparto coral, con actores de tradición teatral como José Sacristán, Mercedes Sampietro, Bárbara Lennie, Macarena Sanz, Alberto San Juan, Gonzalo de Castro, Carmen Machi y Emma Suárez, entre otros.

Bajo el lema Un teatro más allá de la función, el proyecto Kamikaze aúna entretenimiento, reflexión, diálogo

El jurado, presidido por la directora general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), Montserrat Iglesias, y el subdirector general de Teatro del INAEM, Fernando Cerón Sánchez-Puelles, como vicepresidente; ha estado compuesto por Julio Bravo, Manuel Llanes, Helena Pimenta, directora de la Compañía Nacional de Teatro Clásico; Rosa San Segundo, a propuesta del Instituto universitario de estudios de género de la Universidad Carlos III de Madrid; Rosana Torres, y Concha Velasco, Premio Nacional de Teatro 2016.

Entre los premiados en las últimas ediciones se encuentran Ramón Fontserè (2000), Fernando Arrabal (2001), José Luis López Vázquez (2002), Gustavo Pérez Puig (2003), José Monleón (2004), la Compañía Animalario (2005), José Mª Pou (2006), Juan Mayorga (2007), Atalaya TNT – Centro de Arte y Producciones Teatrales (2008), Vicky Peña (2009), la Compañía Teatro La Zaranda (2010), Juan Gómez-Cornejo (2011), Blanca Portillo (2012), Ramón Barea (2013), la compañía Chévere (2014), Pedro Moreno Campos (2015) y Concha Velasco (2016).