Carles Puigdemont se siente ya ganador del referéndum independentista. Así lo ha proclamado en el acto unitario de clausura de la campaña, en el que ha asegurado que «hoy ya hemos ganado, hemos vencido los miedos y las amenazas, las presiones, las mentiras y las intimidaciones». El presidente catalán ha afirmado que «todavía queda todo el domingo para ganar la independencia», pero ha dejado claro que tras el 1-O «nos habremos ganado el derecho a ser escuchados, respetados y reconocidos, en el Estado español, Europa y el mundo».

«Hemos vencido a un estado autoritario que no nos quería dejar llegar hasta aquí», ha añadido Puigdemont. Pero «para que la victoria sea definitiva la tenemos que asegurar el domingo«.

“Con la superación de cada reto nos hacemos más fuertes, estamos más unidos y el mundo nos mira con más simpatía. En la superación del miedo empieza el camino de la libertad”, ha asegurado el vicepresidente y líder de ERC, Oriol Junqueras, quien ha dejado claro que el 20 de septiembre, cuando una operación dirigida por la Fiscalía concluyó con la detención de 14 altos cargos de la Generalitat, “lo cambió todo, nos hizo entender que la nuestra es la causa de la democracia, de la justicia, de la dignidad”.

Puigdemont y Junqueras han hecho estas declaraciones en el mitin final de campaña organizado por la ANC y Ómnium en Barcelona, que ha reunido a miles de personas en Montjuïc. Una última demostración de músculo nacionalista antes del 1-O, mientras la plataforma Escoles Obertes ocupaba ya los primeros colegios pese a la oposición de los Mossos d’Esquadra.

En un acto convocado como «La fiesta de la música» en el que han participado representantes de todos los partidos y asociaciones independentistas, el cuarto teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Asens, ha asegurado que «tenemos discrepancias con la hoja de ruta pero tenemos que reconocer la dignidad de Puigdemont y su gobierno, nos tendrán a su lado defendiendo las instituciones de este pueblo».

La CUP advierte a los Comunes

Una intervención que ha tenido la réplica de la portavoz de la CUP, Mireia Boya, quien ha dejado claro que el 1-O «no va de democracia, no es una movilización, el domingo es un referéndum de autodeterminación para proclamar la independencia de Cataluña».

Amigos Comunes, ha añadido: «Tomad partido, no nos robéis el referéndum, no os lo apropiéis, y si lo hacéis, Roma no paga a traidores, tenemos memoria». Boya ha dejado claro que la única negociación que se abrirá a partir del 1-O es «el tiempo para romper con el Estado».

«Que en un acto de unidad Mireia Boya hable de traidores es ofensivo para mucha gente. Ahora, más que nunca, tocaba más generosidad y menos partidismo» ha respondido Asens en twitter.

 

El referéndum es vinculante, ha advertido Boya «y el primero que lo ha visto es el Gobierno. El Estado tiene miedo de lo vinculante que es el domingo. De este miedo viene el ‘a por ellos’, nuestra respuesta es no pasarán, las calles serán siempre nuestras, fuera las fuerzas de ocupación».

Boya ha concluido asociando al Gobierno con el franquismo, animando a los asistentes a ocupar los colegios electorales. «Si no lo hacéis la dictadura sigue, ellos ganan, si no lo hacéis 40 años mas de oscuridad. Si lo hacéis, nosotros seremos los muros contra el fascismo».