El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comparecido esta tarde para anunciar que convocará a todas las fuerzas políticas con representacion parlamentaria, -lo que incluye a los independentistas de ERC y del PDECat- al objeto de “reflexionar sobre un futuro que debemos afrontar juntos”. Además, este lunes pedirá su comparecencia ante el Congreso de los Diputados bajo la premisa de que, dentro de la ley, “no voy a cerrar ninguna puerta”.

No está aún decidido el formato de dicha ronda, con la que persigue ofrecer “un diálogo honesto y sincero pero siempre dentro de la ley y de la democracia” frente a los que le han acusado de inacción e ir al rebufo de los acontecimientos. “No podemos permitir que la voluntad de concordia se sustituya por el chantaje de unos pocos. Han tenido muchas oportunidades para rectificar”, ha proseguido Rajoy, que ha hecho votos “para que lo hagan ahora y no se empecinen en el error de dar un nuevo paso”, en alusión al riesgo de una declaración unilateral de independencia que planea en el ambiente.

Hoy no ha habido ningún referéndum de autodeterminación en Cataluña”

Tras apelar a la necesaria recuperación de la “normalidad institucional”, Rajoy ha insistido, en la misma línea que la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, por la mañana, en el sentido de que  “hoy no ha habido un referéndum de autodeterminación en Cataluña”. “Mantuvimos en todo momento que ese referéndum no se iba a celebrar y lo reconocieron ayer con toda claridad y hoy lo han constatado -ha agregado en su declaración institucional sin preguntas- Sabían que era ilegal e imposible”, en alusión a los independentistas.

Acompañado de la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; del ministro de exteriores, Alfonso Dastis; del portavoz gubernamental, Íñigo Méndez de Vigo; de su director de gabinete, Jorge Moragas, además de otros miembros del ministerio de la Presidencia y de la secretaria de estado para la Comunciacion, Rajoy ha hablado de lo acontendido este domingo en Cataluña, del “ataque premeditado al que se ha respondido son serenidad”, para a continuación agradecer el papel de las FSE -“que han cumplido con su obligación y mandato”- el de los jueces y fiscales y el del resto de los partidos “que han demostrado su lealtad con el Estado”, un estado que “mantiene su fortaleza y vigencia y ha reaccionado con eficacia y serenidad”.

No ha habido ocasión de interrogarle respecto al tono y contenido de su conversación con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, que por lo visto ha expresado dudas respecto al despliegue policial y la efectividad del mismo. El Gobierno necesita de la unidad de los constitucionalistas para sus siguientes pasos, con la posible aplicación del artículo 155 de la Carta Magna en el horizonte, por lo que la peor noticia para él es que ese frente se pueda resquebrajar tras los acontecimientos de este domingo.

Hemos hecho lo que teníamos que hacer. He asumido mi responsabilidad”

Asimismo, ha destacado el apoyo “sin fisuras” de la comunidad europea e internacional  “que entendía que lo que estaba en juego era la vigencia de nuestro orden constitucional”. En definitiva, ” hemos hecho lo que teníamos que hacer. He asumido mi responsabilidad, hemos cumplido con nuestra obligación y actuado con la ley y solo con la ley y se ha demostrado que nuestro estado tiene recursos para defenderse de un ataque tan serio”.

Defiende el jefe del Ejecutivo que ha prevalecido la democracia y fracasado un proyecto que solo ha servido “para crear división”, por lo que ha apelado a recuperar “cuanto antes” la convivencia.

En todo caso, su balance de este domingo no ha dejado de ser demoledor sobre todo en el uso de la presión que ha ejercido el independentismo para evitar la acción de policías y guardias civiles. Ha dicho al respecto que “hemos visto actitudes que repugnan a cualquier demócrata, como el uso de niños y el acoso a jueces y periodistas”.

Rajoy distingue entre los dirigentes políticos independetistas y lo catalanes “engañados”

Y lejos de asumir cualquier responsabilidad, se ha mostrado tajante a la hora de apuntar con el dedo a los que “nos han traído hasta aquí”, a los que “han promovido la ruptura de la democracia”, distinguiendo a los dirigentes de aquellos catalanes a los que, bajo engaño, fueron convocados a una consulta ilegal y sin garantías. Lamenta Rajoy la “frustración” que pueden sentir estos ciudadanos, pero la vía para la solución “no puede venir de la quiebra de la legalidad o de la imposición, sino de un diálogo leal”.

Tampoco ha olvidado a los millones de catalanes que no han participado en esta jornada para el olvido, a los que ha calificado de “gente de ley en el más noble sentido de la expresión” y que “sin aspavientos ni ruidos han ignorado la convocatoria y se han puesto del lado de la democracia. Han sabido resistir el embate y todos los españoles valoramos su actitud”.