El Parlamento Europeo tiene previsto debatir este miércoles la situación en Cataluña tras los acontecimientos del pasado domingo 1 de octubre. El debate está programado como el primer punto del día de la sesión de tarde y está enfocado bajo el título Constitución, Estado de Derecho y derechos fundamentales en España tras los eventos en Cataluña, forzado por populares y socialistas europeos para mantener el debate dentro de los marcos del respeto al ordenamiento jurídico.

Sin embargo, la tensión a costa de Cataluña se ha adelantado al martes por iniciativa expresa de la extrema derecha británica, que ha aprovechado un debate sobre el estado de las negociaciones del Brexit para atacar a España por su actuación policial del domingo. Ha sido el líder del ultranacionalista UKIP, Nigel Farage, quien ha utilizado al secesionismo para atacar a su objetivo favorito: el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker.

Los eurodiputados de UKIP y la extrema derecha del ENF reprochan a España la actuación policial del domingo

“Estamos asombrados de que Juncker venga aquí y no haga ninguna mención a los eventos dramáticos que han tenido lugar en un Estado miembro de la UE, que supuestamente es una democracia moderna”, ha comenzado Farage. “Nunca hubiera pensado que vería a la policía de un Estado miembro hiriendo a 900 personas en un intento de frenarles para que no votaran, sea legal o no, solo por expresar su opinión”, ha continuado después el polémico parlamentario, protagonista desde hace años de los discursos más ácidos de la Eurocámara.

A los ataques de Farage se ha sumado después Janice Atkinson, expulsada de UKIP y absorbida por el grupo ultraderechista Europa de las Naciones y la Libertad, integrado entre otros por el Frente Nacional de Marine Le Pen, la Liga Norte italiana y el PVV holandés de Geert Wilders. “La Unión Europea permanece callada mientras se ataca a mujeres y a niños”, ha expresado Atkinson.

La respuesta del Partido Popular ha llegado inmediatamente después por boca de Esteban González Pons, portavoz de la delegación popular en el Parlamento Europeo, mientras Farage abandonaba el hemiciclo sin siquiera escuchar la respuesta del político español.

“Mi país no puede aceptar lecciones de democracia de alquien a quien no considero que sea un demócrata, y la prueba es que ni siquiera se queda a escuchar lo que le tengo que decir”, ha comenzado Pons, que ha subido el tono para asegurar que “el señor Farage hace que me alegre del Brexit”.

“Gracias al Brexit se marchará de esta cámara la extrema derecha, lo único bueno es que no tendremos que escuchar jamás al señor Farage”, ha lanzado después, antes de discutir la estrategia del ultranacionalista británico. “Si quería hacerle un favor a los independentistas catalanes, ha hecho lo contrario. Quienes intentan ilegalmente la independencia lo último que esperaban era el apoyo de la extrema, extrema derecha”, ha concluido.

El presidente del Parlamento defiende a España

Durante el debate también ha intervenido el presidente del Parlamento Europeo, el conservador italiano Antonio Tajani, para defender la democracia en España. “Para ser claros, España es un país democrático. Su Rey luchó contra un golpe de Estado. (Los presidentes del Gobierno) Felipe González y Adolfo Suárez construyeron una gran democracia”, ha afirmado Tajani tras las críticas de eurodiputados del eurófobo UKIP y de la extrema derecha del ENF.

El presidente de la Eurocámara ha dicho que no iba a “tolerar” que se hiciera polémica por el enfrentamiento entre eurodiputados de dos países (España y Reino Unido) a cuenta de Cataluña, cuando el debate que se estaba celebrando debía centrarse en el Brexit, y ha rechazado permitir más intervenciones en este sentido.