El nuevo barón de Podemos en Aragón ya tiene nombre: Nacho Escartín. El diputado morado en las Cortes de Aragón ha sido elegido en primarias como el nuevo secretario general de la formación en la Comunidad Autónoma y sustituye en el cargo a Pablo Echenique, que además es secretario de Organización estatal y que renunció a Aragón por el régimen de incompatibilidades de Vistalegre II. Escartín, cercano a las tesis de Iñigo Errejón, se alza con una de las plazas más significativas para Podemos pese a que su predecesor hizo campaña abierta por otra candidata, Erika Sanz, que ha quedado segunda con casi la mitad de los votos. Las tesis ‘transversales’ irrumpen así en un escenario hasta ahora controlado por el oficialismo de Echenique. Un escenario marcado por la difícil relación con el PSOE que podría cambiar drásticamente en los próximos meses después de que el nuevo líder haya ofrecido diálogo y «generosidad» a los socialistas.

La desmovilización de las bases ha marcado el proceso de elección, puesto que sólo han votado 1.579 de las 15.132 personas que forman las bases del partido en Aragón. Escartín ha recibido un total de 937 votos, lo que supone el 59,34 por ciento del total, y lo ha hecho sin contar con el beneplácito del secretario de Organización, aunque sí ha sumado el apoyo de otros dirigentes nacionales de menos visibilidad, como  el diputado Pedro Arrojo o la hasta ahora secretaria de Podemos Zaragoza, Maru Díaz, que apoyó a Iñigo Errejón en Vistalegre II. Echenique pidió el apoyo de la también diputada autonómica Erika Sanz, que ha obtenido casi la mitad de los votos, con 555 sufragios, un 35,15%. En tercer lugar ha quedado el independiente Alfredo Casal, quien ha obtenido 87 votos, un 5,51 por ciento del total.

Aragón tiene especial importancia en Podemos, puesto que el gobierno socialista de Javier Lambán fue investido por los morados y necesita de su apoyo para conseguir estabilidad en cuestiones como  los presupuestos. En la etapa de Echenique, la relación entre PSOE y Podemos Aragón vivió momentos de máxima tensión, y el dirigente se mostró poco dispuesto a contribuir con el presidente aragonés, al que consideraba parte de la «vieja guardia» socialista. Su candidata, Erika Sanz, prometía continuar en la senda de su predecesor, pero Escartín, más posibilista, ya ha dado muestras de que el rumbo de Podemos Aragón podría cambiar en los próximos meses.

Tras conocer los resultados, Escartín ha apostado por dialogar con el PSOE «sin claudicar, con generosidad y con sentido común». En declaraciones este jueves, Escartín ha dicho que «negociaremos como siempre» y que demostrará que «tenemos un proyecto» cuyo objetivo es «que Aragón sea un lugar mejor para todos». Uno de los asuntos que deberá abordar el nuevo secretario general es la tramitación del proyecto de ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2018. Esta oferta de «generosidad» llega poco después de que el líder de Podemos Castilla-La Mancha, José García Molina, entrara en el Gobierno del socialista Emiliano García-Page. Un acontecimiento que podría sentar precedente y que hasta ahora era impensable en territorio aragonés.

Además del nuevo secretario general, los inscritos también han elegido al asesor del grupo municipal de Zaragoza en Común (ZEC) en el Ayuntamiento de Zaragoza, Guillermo Lázaro, como secretario general de Podemos Zaragoza, que en su día votó a favor del proyecto de Iñigo Errejón. El nombramiento del líder de Podemoz en Zaragoza es significativo, puesto que Pedro Santisteve es uno de los llamados ‘alcaldes del cambio’ como Ada Colau en Barcelona o Manuela Carmena en Madrid.