El vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado, ha comparecido este lunes para reafirmar la posición de su partido, que exige a Puigdemont dar marcha atrás y no declarar unilateralmente la independencia en el pleno del Parlament que se celebrará este martes. Sin embargo, su intervención ha adquirido relevancia por la interpretación que muchos políticos, periodistas y usuarios de las redes sociales han hecho de su comparación entre el actual presidente de la Generalitat y Lluis Companys, que el 6 de octubre de 1934 proclamó de manera efímera la república catalana.

«El pasado día 6 pasó sin pena ni gloria el 83 aniversario de la declaración de independencia por parte de Companys. La historia no hay que repetirla. Esperemos que mañana no se declare nada, porque a lo mejor el que lo declare acaba como el que lo declaró hace 83 años», ha dicho Casado durante su intervención.

Companys fue detenido junto a todo el gobierno de la Generalitat, encarcelado primero en el buque Uruguay y después en la Modelo de Barcelona y posteriormente condenado a 30 años por un delito de rebelión por el Tribunal de Garantías Constitucionales de la República. Tras la victoria del Frente Popular en 1936, fue amnistiado y volvió a la actividad política. Tras la Guerra Civil, Companys se exilió en Francia, donde fue detenido por la policía militar alemana y entregado a la dictadura franquista. Murió fusilado el 15 de octubre de 1940 en el castillo de Montjuic.

Los más rápidos en despreciar el mensaje de Pablo Casado han sido los miembros de la cúpula de Podemos. «Casado dice que Puigdemont puede acabar como Companys, que fue torturado y fusilado. O es un ignorante o es un provocador irresponsable», ha lanzado el líder de la formación morada, Pablo Iglesias. «Casado debe rectificar esta barbaridad irresponsable de inmediato o dimitir. Son pirómanos», ha abundado Iñigo Errejón.

También se ha pronunciado el secretario de Organización, Pablo Echenique: «Pablo Casado ha dicho que Puigdemont puede acabar como Companys. Companys fue fusilado. Me pregunto si esto (además de asqueroso) es delito». Posteriormente ha publicado un mensaje similar, en inglés, buscando la repercusión internacional.

Casado ha defendido que la DUI de Puigdemont tendría ‘castigo dentro del código penal de una democracia consolidada y ejemplar como la española’

El propio Casado fue cuestionado por sus palabras en el turno de preguntas, en el que ofreció explicaciones tras asegurar que no es «ni historiador ni futurólogo». «Las declaraciones previas de independencia de Cataluña no han acabado bien, y yo estoy convencido de que ahora no se va a declarar porque también tendría su correspondiente sanción en el código penal de una democracia consolidada y ejemplar como la española», ha dicho el vicesecretario de comunicación.

‘Que pase lo que tenga que pasar’

En todo caso, el actual presidente de la Generalitat fue cuestionado este fin de semana en una entrevista con TV3 por las posibles consecuencias penales de sus actuaciones de los próximos días. Preguntado por la posibilidad de que acabe en la cárcel, Puigdemont ha defendido que sería una solemne injusticia y concluye: «Que pase lo que tenga que pasar. A diferencia de otros, yo me podré mirar al espejo. Si mi hijas o otros me preguntan, no pasaré vergüenza».

«Yo hago política. No soy un criminal. Somos gente que se presentó a unas elecciones, que le dijimos a la gente que iniciaríamos un camino si nos daban la fuerza», ha explicado, y ha dicho que ahora no se les puede reprochar que quieran declarar la independencia.