Bridgestone ha anunciado una inversión de 70 millones de euros en su planta de Burgos dentro del plan de modernización que la compañía ha previsto en tres plantas europeas. En total serán 266 millones de euros a invertir durante los próximos cinco años. En una nota emitida por Bridgestone se apunta a que en España tan sólo la ubicada en Burgos entrará a formar parte de la medida. Junto a ello, dos de las plantas de la compañía en Polonia, las situadas en Poznan y en Stargad completarán el plan de inversión.

La actuación comenzará ahora y se prolongará de modo gradual hasta el año 2022. La objetivo es mejorar y ampliar las plantas de producción mediante la adquisición de equipos de vanguardia y aplicar planes de optimización en las líneas de producción ya existentes. Bridgestone aspira no sólo a reforzar su posición de liderazgo en el sector de los neumáticos sino también mejorar la producción que ahora lleva a cabo. Para ello tiene prevista la incorporación de nuevas marcas y tamaños, así como poder satisfacer de modo más eficiente la demanda de «productos Premium» de Bridgestone, sobre los que se ha detectado un incremento de demanda.

Fortalecer ‘la huella’ de Bridegstone en la región

Con los 70 millones que a lo largo de los próximos años se invertirán en la planta burgalesa se refuerza la situación de la misma. La planta castellano leonesa ha sufrido en los últimos años dificultades que han derivado en conflictos laborales y reducciones en sus plantilla. La compañía confía que en con este nuevo plan de inversiones se pueda aumentar la capacidad de la planta y contribuir a que su línea de producción se sofistique con la fabricación de neumáticos de alta gama. La previsión que se ha fijado la empresa es mejorar un 20% la producción de la planta.

Paolo Ferrari, presidente de Bridegstone EMEA se ha felicitado por el impacto que tendrá el plan de actuación en la planta de Burgos. Ha apuntado que no sólo fortalecerá la colaboración con los socios comerciales locales sino que «fortalecerá la huella de Bridesgtone en la región».

La multinacional japonesa tiene 171 fábricas, con un total de 145.000 empleados y 28.000 millones de facturación anual. En Europa, están ubicadas 10 fábricas, con 12.500 trabajadores.

En España, Bridgestone Hispania, cuya sede social y centro de decisión está en Basauri (Vizcaya), tiene cuatro plantas productivas situadas en Basauri y Usansolo (Vizcaya); Burgos y Torrelavega (Cantabria). En total la compañía tiene en España unos 3.000 trabajadores y una facturación anual de 761 millones de euros.

En la fábrica de Basauri se producen neumáticos para camiones y autobuses; en la de Usansolo, material textil para otras plantas de la compañía; en Burgos neumáticos para turismos y en Torrelavega para tractores.